<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

jueves, abril 27, 2006

COITUS INTERRUPTUS

Si se dispone de unas mínimas nociones relativas a la controvertida educación sexual, a nadie le sonará extraña la expresión que preside el título del post.Supongo que algunos habrán experimentado en sus carnes la constatación práctica de tan arcaico método anticonceptivo yendo un trecho más allá de la insípida noción teórica.

La efectividad garantizada que se obtiene de tal brutal extracción queda empañada por la voluntaria renuncia al deleite en grado sumo.Aunque suene escatológico, la sensación siempre es más placentera dentro de un hornillo caldeado, carnoso, humoroso y angosto.Aunque algunos se empeñen en denostar las saludables prestaciones que ofrece este acto tan natural, ya se produzca la eyaculación en recinto cerrado o a campo abierto.

Se puede decir que me siento interrumpido, aunque no por motivos personales.Cuando más estaba gozando de las sensaciones que recibo de mi entorno, me han cortado el grifo orgasmático.Y eso, quieras que no, supone una pequeña gran decepción.Porque uno ya estaba acostumbrado a un hedonismo platónico, que amenazaba con enquistarse dentro de mis circunvoluciones cerebrales.Así que, puede que en el fondo esta medida enteramente profiláctica me conduzca a la búsqueda de nuevas fuentes de inagotable hedonismo.

Desconozco por cuanto tiempo andaré explorando esas remotas fuentes.Pero prometo volver.Con los depósitos repletos de endorfinas.Mientras tanto, aquí les queda mi blog.Esto fue, en definitiva, un coitus interruptus con sanas intenciones de volver a ser retomado.

Saludos.

Etiquetas:

miércoles, abril 26, 2006

FETICHES

Dentro de la concepción cosmológica asumida por ciertas sociedades animistas, los fetiches o amuletos han desempeñado una función simbólica que radica en su pretendida capacidad para concentrar determinadas virtudes o poderes especiales para atraer la prosperidad y la salud sobre sus componentes.

Actualmente, pese a que se conserva plenamente vigente ese concepto proteccionista, se le concede otro significado adicional más relacionado con un tipo de conducta o desviación psíquica adscrita a la sexualidad humana.De alguna manera, el poseedor del fetiche supedita su comportamiento y su cotidaneidad al sugestivo influjo que ejerce sobre la psique su objeto de deseo.Existe una dependencia manifiesta de un objeto inanimado en la obtención del placer sexual.Parece ser que es una patología en galopante crecimiento, pese a que aquellos que la profesan íntimamente se escudan detrás de una corrección uniforme y anodina con la que se protegen del rechazo colectivo a sus depravadas prácticas.

Supongo que, en un ejercicio de abstracción, se podría extrapolar esa dependencia de la órbita psico-sexual a la esfera psico-social, de forma que cualquier objeto a nuestro alrededor puede reunir los requisitos necesarios para ser considerado un fetiche cotidiano.Esa panacea que sólo por el hecho de ser usada, invocada o vilipendiada acude presta a remediar nuestras más lacerantes insatisfacciones o facilitar esa dosis diaria de hedonismo que a nadie repugna.

Lo confieso, me declaro fetichista por acción y omisión, consigo mantener apacigüada y latente esa bendita aflicción aunque por momentos precisa de una terapeútica inyección de realidad.Ahora, idolatrados y nunca bien ponderados lectores/as de este blog, solicito el favor de la audiencia para ejercer mi legítimo derecho al quid pro quo.Compartid con este misérrimo aspirante a nada una imperceptible porción de vuestro hedonismo.Y si puede ser el fetiche, miel sobre hojuelas.

Saludos.

Etiquetas:

martes, abril 25, 2006

ARCO DE MEDINACELI

Una interminable cinta pavimentada se pierde en el horizonte mientras un sufrido esclavo se afana en dirigir las riendas de un desfallecido caballo que tira furiosamente de un carro repleto de valiosas mercaderías cuyo destino inmediato son las tabernae de la ciudad de Bílbilis.Conductor y bestia salieron de la ribereña Complutum hace ya dos días, cuando rayaba el alba.Y se aproximan a la ciudadela fortificada de Ocilis, donde el empleado, servidor de un adinerado potentado complutense, espera poder llegar antes de que el ocaso cubra de tinieblas el árido paisaje que le circunda por todas partes.Apenas acaban de superar una pequeña loma cuando, en la cima de un lejano cerro y asomada al balcón natural que preside el valle del Jalón, consiguen divisar la imponente silueta de la singular arcada que constituye la puerta de acceso al recinto amurallado.Se amontonan los pensamientos en la mente del esclavo.Parece que podrá traspasar el pórtico del castro antes de que el astro rey entregue el acostumbrado testigo a la esquiva luna para disfrutar de un merecido jergón de paja en el que reposar y atenuar los rigores del constante traqueteo del carro en la calzada y de un cálido cuenco de gachas de avena y un buen pedazo de reconfortante tocino para aliviar el insaciable apetito fraguado durante la ardua jornada.Un legítimo deseo empañado por otra oscura reflexión que le aflige el alma.Porque esa monumental arcada que se levanta desafiante en lo más alto del horizonte simboliza el omnímodo poderío romano sobre un mundo conocido del cual forma parte ineludiblemente.La grandeza de la obra romana no sólo se intuye, sino que se materializa.Se pregunta por cuanto tiempo seguirá sirviendo al aristócrata complutense.Pero no desea conocer la respuesta.

Han pasado casi 2000 años, finales del siglo I d.C durante el imperio de Domiciano, desde que se erigió el monumental arco de entrada a la ciudadela de la moderna Medinaceli que sigue coronando el paso por el valle del Jalón.Las sensaciones que se perciben por parte del viajero siguen siendo similares a las que pudo experimentar un sojuzgado esclavo.El esplendor constructivo romano ha perdurado hasta nuestros días, para nuestro regocijo y admiración.

El arco en sí está compuesto por 3 vanos que sirven como puertas de acceso al poblado, por el central, mucho más ancho que los restantes, se habilita el paso de carros y animales, por los laterales se permite el paso de los peatones.El paso del tiempo se ha cebado en la presumible decoración que debió revestir el arco, que hoy se conserva deteriorado por la erosión del agua y de un racheado viento que azota inmisericorde la cima de la colina en la que se ubica el arco y la ciudad.Parece que el arco portaba, en su parte superior, una inscripción conmemorativa realizada con letras de bronce clavadas en los sillares que lógicamente se ha perdido, pero de la que existen huellas fehacientes en forma de pequeños agujeros que taladran las piedras del fronstispicio.Un sagaz investigador húngaro, el profesor Géza Alföldy, junto con un destacado arqueólogo español, D. José Manuel Abascal Palazón, acometieron hace unos años la apasionante labor de conseguir traducir a grafías latinas esos apenas perceptibles agujeritos.Como fruto de sus indagaciones, aparecieron estas dos lineas, una para cada fachada del arco:

Numini Augusto Sacrum

Numini Imperatoris Domitiani Augusti Germanici

Un concienzudo estudio que confirma el reinado del último de los emperadores flavios durante la erección del monumento.Roma sigue pareciendo grandiosa, sublime, poderosa a la vista de las numerosas obras arquitectónicas que todavía permanecen como símbolos imperecederos del legado de los hijos del Tíber.Aunque, puestos a elegir, optaría por la contemplación serena y despreocupada de la que gozamos en la actualidad.Supongo que la vida de un esclavo romano no debía ser nada fácil.

Derrengados por la tortuosa subida hacia Ocilis, caballo, carro y esclavo consiguen plantarse ante la colosal arcada antes de que el diáfano día ceda el testigo a la negra noche.En el resol del poniente, unas bruñidas letras en lo más alto del arco refulgen cual inflamadas llamas. El fatigado esclavo entorna sus ojos dirigiendo su mirada hacia esos extraños signos metálicos que no acierta a entender.Un resignado suspiro brota de su reseca garganta, enjuga el sudor de su frente con el dorso de su mano derecha, liberada por un instante de las riendas del jamelgo, y se dispone a traspasar el umbral.Mañana será otro día.

Saludos.

Etiquetas: ,

lunes, abril 24, 2006

LAURISILVA

La isla de la Gomera, esa maravillosa perla oceánica surgida del fondo marino por obra y gracia de la actividad magmática submarina, atesora dentro de su reducido perímetro una formacion vegetal endémica, un reducto residual de un tipo de bosque que antaño, la era Terciaria, cubría extensas regiones sureñas de la Europa continental y del norte de Africa.Un paseo por el bosque de laurisilva que todavía se conserva en el Parque Nacional de Garajonay convierte al insólito visitante en un mudo espectador de una naturaleza prehistórica, cauto ante la súbita aparición imprevista de algún ser antediluviano.

Se conoce por laurisilva al conjunto de especies arbóreas de corte subtropical que componen un dosel de sempiterna verdura dentro de un entorno preferentemente húmedo y cálido.Y el laurel forma parte esencial de la composición del conglomerado arborescente, como su propio nombre indica.Adosados al laurel, prosperan el palo blanco, el viñátigo, el barbusano, el mocán incluso el madrileñizado madroño.

La laurisilva se distingue por otra particularidad adicional como lo es ese fenómeno meteorológico que se conoce como lluvia horizontal.Una elevada densidad foliácea de hojas coriáceas y lustrosas favorece la condensación de las frecuentes neblinas tropicales que abrazan las cotas más altas de la isla, creando esa emulación fidedigna del meteoro pluvial.

A la presumible belleza que puede suscitar este virginal marco, atrapado dentro de una inextricable maraña vegetal rezumante de pequeñas gotas de agua fruto de la condensación del alisio que refrescan deliciosamente la frente sudorosa del caminante, puede añadirse una salmodia gorjeante y musical que invade de manera subrepticia el sepulcral silencio que reina en la foresta.La sugestión sublimada de la inminente aparición de algún extraño ave de excelsos colores y majestuoso porte queda diluida en una no menos sorpresiva constatación de la factura humana de tan singular trino.Y es que el silbo gomero constituye otro endemismo natural de índole etnográfica.Silbo y Laurisilva son sólo dos fenomenales alicientes para conocer los aires canarios que se respiran en esta coqueta isla.

Saludos.

Etiquetas: , ,

viernes, abril 21, 2006

JAPOS

Como era previsible, ese compendio ejemplar de la lengua castellana que es el diccionario de la R.A.E. no posee entrada alguna para este término usado habitualmente como lenguaje coloquial o vulgar, lo que se da en llamar vulgarismo.Se me antoja una labor de desorbitadas proporciones la incorporación de tales vocablos como parte integrante del canon de la lengua castellana.Además, no creo que tales palabras merezcan ser citadas dentro de un modelo lingüístico que presume de su pulcritud y aboga por el esplendor de las letras.

Dejando aparte esta omisión flagrante por parte de la R.A.E., estudiemos las asociaciones semánticas que se desprenden de tal acepción.La primera que se me viene a la mente es la que se emplea para designar a ciertos individuos de extracción oriental, hijos del Sol naciente, de un modo un tanto despectivo y peyorativo.Todos hemos podido observar diversos grupos de animados, éxtaticos y reverentes nipones recorriendo disciplinadamente las calles y avenidas de nuestras ciudades.Más allá de algunas someras apreciaciones que pueden parecernos risibles si nos atenemos a esquemas occidentales, como pueden ser una actitud presidida por una apabullante amabilidad y un comportamiento rayano en lo gregario, no debemos dejar de constatar una serie de principios morales que marcan las pautas sociales y culturales de estos privilegiados turistas en suelo patrio.Japón es una potencia económica mundial que ha cimentado su imparable progreso y su pujanza comercial sobre la base de una sociedad comprometida, tremendamente respetuosa del sistema y regida por valores enraizados en la más sabia tradición oriental, donde tienen cabida el respeto, la tolerancia, la humildad y la constancia.Debo confesar que envidio esos saludables propósitos.

Una vez ha traspuesto ese nutrido grupo de nipones comandados por el correspondiente guía mano en alto, pasemos a esa otra significación que se deriva de este jocoso vocablo.
Convendremos en que se usa para definir ese amasijo de jugos glandulares y secreciones nasales y bucales que muchas personas expelen voluntariamente por vía oral a una distancia que suele variar en función de su capacidad pulmonar.Expulsar un salivazo o escupitajo, como cada uno/a prefiera, no parece constituir una costumbre socialmente aceptada por su naturaleza repulsiva y por la parafernalia que rodea en ocasiones al acto en sí.Aunque aquí, el que más y la que menos alguna vez se ha aliviado el gaznate soltando algún que otro galipayo, siempre que las circunstancias se lo han permitido.

Sólo me queda sondear el espacio bloguístico a la búsqueda de algún alma cándida que ose afirmar que nunca jamás ha botado un japo por su boquita de piñón.Este cuento que empezó glosando los parabienes que se derivan de la filosofía oriental acaba sorteando los esporádicos japos que florean las límpidas aceras de nuestras abarrotadas urbes.Y es que del cielo al suelo hay un párrafo.O dos, si son pequeños.

Saludos.

Etiquetas: , ,

jueves, abril 20, 2006

CULTURE CLUB

Para un pueblerino acostumbrado a triscar entre las peñas y familiarizado con las onomatopeyas campestres, el descubrimiento de las ondas musicales emitidas por un aparato de radio y el placer asociado a su audición suponen un shock brutal.A principios de los años ochenta, aquellos dorados años de estudio y esparcimiento para un servidor, este rústico aprendiz de todo y de nada atisbó todo un mundo desconocido de ritmos y melodías, tan radicalmente diferentes del ulular del viento entre los pinos o del leve murmullo de un regato que se desliza lozano por una empinada pendiente.

Y en los aledaños de ese sugerente mundo de sorpresas por descubrir allí estaban los Culture Club, ese grupo británico encabezado por el profusamente estético Boy George, transgresor hasta la médula, que comenzaba a despuntar dentro del panorama musical.Adscrito a esa ola que se dio en llamar New Romantics, Culture Club se distinguió por composiciones intrascendentes teñidas por un profundo lirismo emanado de la portentosa voz de su vocalista y una envolvente base melódica que gira sobre los teclados electrónicos, anticipando lo que despues será el Tecno Pop.

Para las fonotecas han quedado los temas más populares de un grupo de efímera existencia, como el inolvidable Do you really want to hurt me?, el efervescente Karma Chameleon, el desenfadado It's a Miracle o el caústico The War Song.Aunque supongo que siempre que se menciona Culture Club, inconscientemente uno lo asocia a la personalísima imagen de Boy George, todo un símbolo generacional cuya repercusión mediática traspasa lo meramente musical.

Desde luego, para más de un atónito aspirante a bachiller la primera visión del especímen en cuestión rompió sus débiles esquemas mentales, contribuyendo a la ampliación de su virginal comprensión del mundo.Despues de todo, uno llega a corroborar lo que expresan estos chicos en su canción The War Song:

War war is stupid
And people are stupid
And love means nothing
In some strange quarters

¿Vosotros también pensais que la guerra es estúpida?.Seguro que existen en la blogosfera multitud de admiradores secretos de Culture Club.Y lo mejor de todo, es que ellos no lo saben.

Saludos.

Etiquetas:

miércoles, abril 19, 2006

ANÍBAL BARCA

Recuerdo la tremenda expectación con la que, sentado en un pupitre escolar durante una clase de Sociales, asistí a la explicación de la profesora correspondiente sobre la heroica gesta emprendida por el cartaginés Aníbal Barca en el paso de los Alpes con su heterogéneo ejército flanqueado por sus imponentes paquidermos africanos, los archifamosos elefantes.

Descendiente de la aristocrática familia de los Bárcidas, potentados cartagineses de la Península Ibérica, hijo de Amílcar, el caudillo púnico bajo el cual Cartago alcanzó su preponderancia sobre el mundo conocido, Aníbal creció en un ambiente militar amamantado mediante un feroz odio a lo romano.Cuando prendió la chispa, cerco de Sagunto, que encendió la segunda guerra púnica, Aníbal encontró, si no lo buscó premeditadamente, la motivación necesaria y suficiente para atajar de raíz el peligro que significaba el enemigo romano que comenzaba a despuntar como potencia mediterránea y de paso, dar rienda suelta a su indesmayable inquina hacia lo romano.

Para llevar a cabo tal megalómana empresa, se aprestó a reclutar un numeroso ejército compuesto en su mayor parte por auxiliares y aliados pertenecientes a pueblos peninsulares, incluso contó con la valiosa contribución de los honderos baleáricos, con el que se dispuso, en la primavera del año 218 antes de Cristo, a cruzar Pirineos y Alpes para dar batalla a su contrincante en su propio terreno.

Pero el paso de los Alpes se convirtió en un verdadero suplicio para la numerosa comitiva militar, cifrada en 50000 hombres, 9000 caballos y 37 elefantes, dada la escabrosidad del terreno, el deshielo de las cumbres nevadas y la ausencia y la angostura de los caminos transitables.Casi la mitad de las tropas no llegaron a divisar la llanura del Po, pagando un alto precio por su osadía, los unos despeñados por profundos desfiladeros sin fondo, los otros ateridos de frío y devorados por el hambre, los más atrapados inmisericordemente en el lodazal formado por el deshielo y sepultados por la furia incontenible de los imprevisibles aludes.

Mas el fuego interior que avivaba la llama del eterno odio jurado por Aníbal a los romanos, nunca se apagó a pesar de las penosas vicisitudes alpinas que diezmaron su nutrido ejército.Descendió a las planicies del Po y aguardó pacientemente la embestida romana, que no tardó en llegar.Una pericia digna de tal estratega militar le permitió derrotar a las armas romanas en esas 4 batallas sucesivas que han llegado a constituir un particular latiguillo para los infantes escolarizados de mi generación: Tesino, Trebia, Trasimeno y Cannas.

Despues de la debacle romana de Cannas, 216 a.C, cuando parecía que Roma se hallaba a merced del invicto cartaginés, ocurrió un hecho inexplicable dentro de la lógica militar.Aníbal eludió marchar sobre Roma y se limitó a invernar sobre el campo capturado, a la espera de recibir refuerzos desde Cartago o desde Hispania.Una ayuda que nunca llegó a su destino.Este respiro permitió a los romanos reorganizarse y conferir el mando al que pasaría a la posteridad como Escipión el Africano, otro aventajado estratega en el arte de la guerra.

La asfixiante táctica romana obtuvo sus frutos y Aníbal, acorralado como una oveja ante una manada de lobos, tuvo que retirarse de Italia en ayuda de una Cartago sitiada por Escipión.Despues vino la cruenta batalla de Zama y el ocaso cartaginés junto con la imparable expansión romana.Aníbal consiguió sobrevivir a la deshonrosa derrota, aunque nunca dejó de rumiar su profunda aversión al elemento opresor.Finalmente, Roma aceleró su suicidio en Bitinia en el año 183 a.C. al solicitar su inmediata entrega a su régulo.

Nunca se puede aventurar lo que pudo pasar si la duda no hubiera atenazado el ánimo del Bárcida, aunque cabe pensar que su falta de determinación pudo influir en el posterior desarrollo de los acontecimientos históricos.Es posible que a su renuente odio a lo romano, se pudo añadir un doloroso pensamiento sobre una terrible decisión que le acompañó para el resto de sus días.Aníbal simbolizó para Roma una permanente espada de Damocles, siempre afilada y presta a cercenar la hegemonía romana.Aunque como siempre, la historia la escribieron los vencedores.Y así se la contamos a los pequeñines.Colorín, colorado.

Saludos.

Etiquetas: ,

martes, abril 18, 2006

LOSING MY RELIGION

Michael Stipe y sus chicos, REM para más señas, destaparon el tarro de las esencias musicales en el año 1991 cuando lanzaron al mercado uno de esos temas, asociados indisolublemente a sus creadores, que les catapultó a una merecida fama, concretamente Losing My Religion.A la alta calidad de la base instrumental se debe añadir un profundo lirismo que se desprende de su cuidada letra.Comienza la canción nada menos que así:

Life is bigger
It's bigger than you
And you are not me
The lengths that I will go to
The distance in your eyes
Oh no I've said too much
I set it up


La vida es más grande.Más grande que tú.Y tú no eres yo.Sólo se necesitan tres frases para concentrar la esencia de la existencia humana.Afortunadamente, la sabiduría es grande, sublime, refulgente, accesible.Y REM hace gala de ella.

Volviendo de los cerros de Úbeda, esos cerros hollados por interminables hileras de feraces olivos que se pierden en la distancia, quiero hablar de esa pérdida de mi religión a la que REM se refiere en el título de su tema.Supongo que, al igual que el 100 % de la población española nativa nacida en aquellos ya lejanos tiempos del desarrollismo y el primer baby-boom y en épocas anteriores, me nacieron católico por obra y gracia del cura de mi pueblo que osó mojar mi nuca con el agua de la fuente, desconozco si estaba fría o caliente.Una condición que expresamente no puedo afirmar me haya abandonado, al menos documentalmente.Para la Iglesia Católica sigo siendo un miembro, no muy fervoroso todo hay que decirlo, de la pacífica grey cristiana, a pesar de que en mi fuero interno me encuentro lejos, muy lejos de cualquier creencia religiosa institucionalizada.

Se puede decir que he perdido mi religión, aunque realmente nunca tuve conciencia de posesión o pertenencia, durante el paso de la adolescencia y la pubertad a la juventud.Llega un momento en la vida en el que una persona va adquiriendo la dimensión real del mundo que nos rodea y en mi caso, se produjo la ruptura de ciertos sacrosantos clichés de la infancia, siendo la fe religiosa uno de ellos.Un cisma que me supuso un cierto trauma causado por la viva impresión de haberme sentido engañado hasta ese momento y que cooperó en la dilapidación del benéfico concepto que conservaba de la Iglesia Católica.

Desde la frialdad que otorga la distancia, instalado en la plena madurez, y observando la evolución de la institución terrenal del Dios cristiano, me temo que la situación actual se sigue prestando inopinadamente a la pérdida de la religión por parte de una buena parte de sus feligreses, si es que ellos se plantean ciertas preguntas.Aunque tal vez cada uno pueda sostener que profesa su propia religión.Mi religión, tu religión.¿Habeis perdido vuestra religión?.

Saludos.

Etiquetas: ,

DISTANCIA DE SEGURIDAD

Cuando se reciben clases teóricas para obtener el permiso de conducción de automóviles, se suele hacer especial hincapié en la distancia de seguridad, entendida como aquella distancia mínima entre vehículos capaz de garantizar un frenado seguro que evite el choque con el precedente.Normalmente no es nada fácil determinar para un conductor cúal es la distancia adecuada, aunque según se va adquiriendo destreza y experiencia al volante el conductor avezado desarrolla una capacidad inconsciente que le indica si se halla demasiado cerca de su inmediato predecesor en la vía circulatoria.

Claro que como sobre gustos, hay colores, no habrá dos conductores que se pongan de acuerdo acerca de la distancia de seguridad que se debe mantener, una apreciación todavía más divergente, incluso para el mismo conductor, cuando se invierten las posiciones en la carretera.Por supuesto, existe toda una legión de aspirantes a pilotar un WRC(World Rally Car) para los cuales simplemente la distancia de seguridad no deja de ser una abstracción mental.Así como, en el lado opuesto, coexisten aquellos aspirantes a tortugas oficiales de las autovías que aceptarían encantados circular a una distancia de seguridad de escala planetaria, tendente al infinito.

Interpolando a la especie humana el símil anterior, encontramos que muchas personas necesitan sentirse seguras dentro de su espacio vital, manteniendo una distancia profiláctica con el resto de la humanidad que las salvaguarde de indeseados contactos físicos, ya sean táctiles o de cualquier otra naturaleza.Es una especie de cápsula invisible inviolable que crece paulatinamente a medida que se produce la maduración de la autoconciencia individual.Pasa de ser inexistente en la infancia a formar un frágil halo en la adolescencia para ir aumentando el volumen de su aura al hilo de la edad adulta.Incluso puede llegar a constituir una excesivamente hinchada burbuja al borde de su máxima elasticidad.En este caso, basta un fino arete para reventar la obra de toda una vida.Penoso y lamentable, ambas dos.

Supongo que la ambigüedad que preside la determinación de la distancia de seguridad es común tanto para automóviles y personas.Pero tengo una curiosidad.Espero que me ayudeis a resolverla.¿Cuál es la magnitud que estimais adecuada para la distancia de seguridad?.Si es que, primero, guardais distancia y segundo, conoceis su magnitud.

Saludos.

Etiquetas: ,

lunes, abril 17, 2006

SILURO

Dentro del amplio abanico de especies animales que componen la fauna actual, se pueden encontrar todavía ciertas especies relícticas cuyo origen se pierde en la enormidad del tiempo geológico pudiendo considerarse propiamente como fósiles vivientes.Podríamos enumerar a bote pronto desde el primitivo celacanto, ese huidizo pez pulmonado índico, hasta el sugerente ornitorrinco australiano sin olvidar el nautilus o el singular cangrejo de herradura, que se supone descendiente de aquellos trilobites que reinaban en los mares paleozoicos.

El silurus glanis, el vulgar siluro, cabe ser catalogado dentro de esta misma categoría de fósiles vivientes, por su remota presencia en los ríos y lagos de agua dulce del planeta y por sus superlativas dimensiones que retrotraen a eras prehistóricas.Se trata del mayor pez de agua dulce sobre la Tierra pudiendo alcanzar más de 2 metros de longitud, más de 100 kg de peso y una longevidad de hasta 80 años, algo inusual dentro de la fauna ictiológica.

Su hábitat natural se concentra alrededor de la red hidrográfica de Europa Central y Oriental, aunque se ha reintroducido con éxito en el sur de Europa, Italia, Francia y España, en la que se puede encontrar en el bajo Ebro, concretamente en el embalse de Mequinenza.Si a la primitiva disposición de sus aletas, sobre todo la caudal, y a su voluminosa y longilínea silueta añadimos esos característicos apéndices que brotan de una formidable cabeza equipada con una no menos respetable bocaza podemos afirmar sin restricciones de ninguna clase que estamos ante un ejemplar que reúne las condiciones necesarias y suficientes para ser calificado como un monstruo antediluviano.

Un monstruo que habita los reposados fondos de agua dulce a la busca y captura de sus presas, crustáceos, anélidos y artrópodos fluviales.Para ello se vale de sus sensibles barbas que le permiten rastrear los depósitos arenosos de ríos y lagos.Si en Escocia se precian de mantener viva la memoria de un caprichoso escapista del lago Ness, aquí no podemos ser menos, sólo que en este caso, no se precisa de la memoria para sostener la existencia de un verdadero monstruo del Ebro.Que lo sea por mucho tiempo.

Saludos.

Etiquetas: ,

miércoles, abril 12, 2006

AIRÓN

Deambulando por la inabarcable llanura manchega en tierras de la provincia del cáliz y, mal que me pese, la del tristemente célebre crimen, a 60 km al sur de la capital se encuentra una población de nombre La Almarcha que atesora en su término municipal una rareza de naturaleza hidrológica.Concretamente se trata de una minúscula laguna conocida como Pozo Airón que ha generado a lo largo de los tiempos todo un repertorio folklórico-cultural asociado a leyendas que hablan de su incalculable profundidad y de la nefasta fatalidad que acompaña al que se atreve a hollar sus oscuras y quietas aguas.

La sorpresa que uno experimenta se multiplica cuando se topa con nada menos que 67 topónimos similares a lo largo y ancho de la piel de toro.Claro que existe una explicación lógica que radica en un antiquísimo culto prerromano de una deidad terrorífica, identificada con la muerte, que habita en el inframundo, acechando y esperando el error de algún incauto viandante.

Se constata el citado culto mediante escasas inscripciones aparecidas en las cercanías, como una reseña epigráfica hallada en Uclés, supuestamente se encontró a la cabecera de una conocida fuente de la villa en la que nace el río Bedija, grabada sobre un ara votiva en honor al dios Airón.Una divinidad asociada al mundo inferior, a las profundidades pero también a la vida, al agua.Un dios de la vida y de la muerte.Nada nuevo bajo el sol.

Cabe pensar que numerosas leyendas, consejas, dichos y narraciones populares que circulan por nuestros amados pueblos se enraizan en añejos temores anclados permanentemente dentro del inconsciente colectivo fruto de la divulgación oral de generación a generación.Ahora empiezo a comprender ciertas prevenciones familiares para bordear pozos y simas, no adentrarse en cuevas o andar ojo avizor por si se presenta el hombre del saco.Por cierto, en mi pueblo no tenemos pozo Airón, pero no andamos escasos de cuevas.Algún día traeré a este vuestro blog amigo un polvoriento remedo del folklore conquense relativo a una Cueva de la Mora Encantada.Seguro que a más de uno/a no le suena extraño.

Saludos.

Etiquetas: , ,

martes, abril 11, 2006

SAN SALVADOR DE CANTAMUDA

Es Palencia una de esas provincias españolas que para demasiada gente sólo existe en los mapas de carreteras, encajonada entre las estribaciones de las escarpadas montañas cantábricas y las extensas llanuras de la submeseta norte más allá de la ribera del Duero, reducida a un secular olvido producto de la emigración y la despoblación.Pese al desconocimiento colectivo, Palencia puede lucir orgullosamente la herencia de un glorioso pasado que se identifica inexcusablemente con una fecunda producción cerealista que le permitió ostentar el honorífico título de granero de Hispania.

Releguemos por un instante la feraz Tierra de Campos y sus vacceos nativos, busquemos las fuentes del Pisuerga y del Carrión, encaminemos nuestros pasos hacia las comarcas cántabras.Y detengámonos antes de cruzar el límite provincial y autonómico para dirigirnos a un coqueto villorrio que recibe al viandante con sus mejores galas simbolizadas por la sugerente silueta de su iglesia románica.

Fundada inicialmente en 1123, fecha acreditada documentalmente, la colegiata de San Salvador de Cantamuda constituye un bello exponente del románico palentino.Presenta planta de cruz latina con una sóla nave y tres ábsides semicirculares que transmiten una armonía impropia del estilo imperante en su época.Su espadaña exterior pasa por ser una de las más hermosas del románico hispánico.Y como curiosidad, la mesa del altar se sostiene mediante una serie de 7 delicadas columnas con fustes labrados y capiteles con decoración geométrica o vegetal.

A veces, pequeñas joyas de incalculable valor aguardan la llegada del osado descubridor.Lo único que se precisa en una pizca de ilusión y entusiasmo.Y un aplazamiento de las prisas, que siempre fueron malas consejeras.Seguro que Palencia esconde numerosas joyas.San Salvador de Cantamuda se puede considerar un refulgente rubí.

Saludos.

Etiquetas: ,

EDGAR ALLAN POE

Pertenece este atormentado escritor norteamericano de Massachussets a ese selecto grupo de autores cuya producción literaria ha encontrado un merecido hueco entre los repletos anaqueles de las estanterías y bibliotecas de aquellos exquisitos catadores de la más excelsa literatura mundial.Si H.P. Lovecraft halló en la explotación del horror humano ante lo desconocido, ante aquello que escapa al entendimiento y la razón penetrando profundamente dentro del inconsciente, la piedra angular sobre la que se desgrana su onírica cosmogonía, Poe demuestra una incomparable maestría para conseguir extraer terroríficos ecos desde esos rincones de la conciencia humana que guardan atávicos sentimientos que se pierden en la noche de los tiempos y que han acompañado al hombre desde su aparición sobre la faz de la Tierra.

Edgar Allan Poe tuvo una existencia terrenal bastante azarosa, presidida por una excesiva afición al juego y una lacerante predisposición hacia el consumo de alcohol que al final le llevaría a la tumba.Inconformista, inconstante, inquieto, derrochador, se convirtió en un personaje singular que gozó de cierta fama gracias a sus mordaces críticas literarias y artículos periodísticos, una actividad que compaginaba con la publicación de sus escritos.

Una mente tan atormentada y, en ocasiones, extraviada por indefinibles vericuetos etílicos, fue capaz de alumbrar brillantes relatos de terror en los que refleja magistralmente algunos de los miedos cervales que erizan las pieles más sensibles.Aunque es el racional miedo a la muerte, narrado en primera persona, el que suele predominar en sus cuentos cortos, como El Pozo y El Péndulo, La narración de Arthur Gordon Pym o El Barril de Amontillado.

Recuerdo con delectación aquellas operetas, cabe calificarlas así, en celuloide que el genial Roger Corman se encargó de elaborar, en base a unos cuantos breves relatos de Poe, en los años 60 con la inestimable colaboración de un Vincent Price que parece haber nacido para interpretar este tipo de papeles.Y concretamente, no puedo dejar de sentir una repulsiva atracción por esa escalofriante escena de El Pozo y El Péndulo en la que el pérfido inquisidor asiste impasible a la repugnante y macabra tortura a que es sometido un incauto inocente, consciente de su horrendo final.Esa sibilante cuchilla prendida de un inexorable péndulo que desciende velozmente para el inerme cautivo.Que acude a su siniestra cita con la muerte para segar otra vida humana.

Claro que tampoco hay que desmerecer la contribución de Poe a la novela de aventuras.Supongo que no debo ser el único que atesora entre sus obras de culto ese corto e intenso relato que es El Escarabajo de Oro.Cuantas veces hemos intentado emular al intrépido Will en nuestra particular isla Sullivan, buscando la silla del diablo desde la que emplazar el catalejo para encontrar ese deseado tesoro.Aunque debo reconocer que el tesoro ya lo había descubierto antes siquiera de comenzar la búsqueda.Sigo disfrutando de su inagotable riqueza.

Saludos.

Etiquetas: , ,

lunes, abril 10, 2006

DISCUSION BIZANTINA

Todos hemos oído alguna vez esta singular expresión en boca de otros, cuando no hemos intervenido directamente en una de ellas cuando se discute sobre un cierto tema a sabiendas de que las posibles conclusiones que se obtengan al final del diálogo no tendrán aplicación sobre el objeto del debate, dada la inamovilidad inicial de las posiciones o la perogrullesca constatación de una situación lógica y racional imposible de cambiar.

Los orígenes de esta expresión tan usual en nuestros días cabe buscarla tras las interminables controversias teológicas que enfrentaban a los prelados e intelectuales bizantinos durante la Edad Media.Una aparente futilidad que se cernía sobre las enconadas disputas acerca de la naturaleza humana o divina del Salvador o la conveniencia de emplear representaciones antropomórficas, los crucigrameros iconos, de figuras sagradas del cristianismo como objetos de culto.

A pesar de su declarada inutilidad, pienso que puede llegar a ser un sano ejercicio mental intervenir circunstancial y esporádicamente en una discusión de este cariz.Partiendo de la base de que nada de lo que se exprese hará variar el postulado inicial, podemos entregarnos a un conjunto de reflexiones que podrían tildarse de disparatadas, demenciales o simplemente absurdas que no pasarán de quedar en huecas aseveraciones.La improductividad real deviene en madurez mental, lo cual no es desdeñable.

Nunca fue sencillo ni reconfortante adoptar la posición de abogado del diablo, aunque quizás sería mentalmente saludable oscilar adecuadamente entre ambos extremos, por aquello de barrer todo el espectro posible.El supremo arte de la dialéctica anda en juego, ni más ni menos.Honorables caballeros, gentiles damas, ¿se prestan al juego?.

Saludos.

Etiquetas:

JULIO ROMERO DE TORRES

Una copla tan tarareada como es ese pasodoble tan español que responde al título de La morena de mi copla menciona al eximio pintor cordobés de esta manera:

Julio Romero de Torres pintó a la mujer morena

con los ojos de misterio y el alma llena de pena

Un par de versos que destilan todo un torrente de sentimeintos y que reflejan una atinada visión de la obra de Romero de Torres(1874-1930), un artista descendiente de una familia con una innata vocación artística que supo amalgamar en su obra pictórica todo un cúmulo de influencias y corrientes contemporáneas.

Pero cuando hablamos de Romero de Torres, no podemos obviar la que fue su aportación culminante a la historia de la pintura española y mundial.Romero de Torres consiguió delinear a través de su inquieto pincel una abundante serie de retratos femeninos presididos por esas mujeres morenas tan hispánicas de rostros enjutos, circunspectos, rodeados por una aura de misterio que sugieren una fatalidad y una melancolía inasequibles al desaliento.La mujer de Romero es desafiante, su mirada irradia el cuadro traspasando su delgado envoltorio para atravesar el sistema límbico del observador que se ve asaltado e hipnotizado por la profunda mirada de la incitante hembra.

Parece claro que Romero de Torres pintó magistralmente a la mujer morena, tal vez como quizás nadie lo hizo jamás, en buena parte merced a su amplio y profundo conocimiento del alma femenina.Supongo que todavía no se había acuñado aquella fórmula tan tendenciosa por anglosajona de que los caballeros las prefieren rubias.Como ni Romero ni un servidor tenemos ni una gota de sangre made in british, nos decantamos por esas morenas españolas de rompe y rasga de retadora mirada que desafían al traicionero destino.

Saludos.

Etiquetas:

viernes, abril 07, 2006

DEPILACIÓN

No se puede negar que el homo sapiens ha heredado genéticamente ese rasgo tan ligado al orden de los mamíferos, y concretamente a nuestros más directos antecesores, los primates, como es la cubierta capilar que proporciona el adecuado aislamiento y protección a la frágil epidermis.Sin embargo, el desarrollo humano ha contribuido a que las leyes de la selección natural evolutiva se estén empleando a fondo para desechar un elemento del cuerpo humano cuya función primordial ha quedado relegada a un tercer plano.

Está claro que el pelo es una parte accesoria, exenta de utilidad e, incluso, puede llegar a parecer molesta para una gran cantidad de seres humanos.La extración o eliminación del vello corporal siempre se ha fundamentado sobre cánones y esquemas estéticos, pues no hay una motivacion de índole biológica para justificar la desaparición del vello.Parece ser que ya se practicaba la depilación en el antiguo Egipto y entre las damas romanas que frecuentaban los estrados de altas magistraturas se recurría a antiguos preparados herbáceos para eliminar el antiestético vello.

La depilación, entendida como eliminación del vello corporal, siempre se asoció con el sexo femenino, en base a criterios de belleza encaminados a la aplicación de cosméticos en las zonas libres de vello, como el rostro.Lo que al principio se reducía exclusivamente a la expurgación del vello facial se ha extendido actualmente al cuerpo entero, axilas, genitales, ano, piernas.El culto al cuerpo se impone en una sociedad en la que la imagen goza de un alto predicamento.

Y con la modernidad, llegó la depilación masculina.Estos tiempos de metrosexualidad que nos está tocando vivir asisten a la cada vez mayor apetencia del hombre por el rostro lampiño, el pecho altivo, el abdomen tableteado, las piernas sedosas y, por qué no, los genitales mondos y lirondos.Una práctica abominable y que se asociaba indefectiblemente a tendencias desviadas, reducida a círculos especializados como ciclistas, atletas y nadadores, ha pasado a ser elevada a los altares del olimpo varonil.La resquebrajable moral masculina se tambalea bajo el influjo de una uniformación feminizante.Y muchos y muchas se echan las manos a la cabeza.

No tengo ningún apego especial por esa adherente mata de pelo que envuelve mi florido cuerpecillo, si en mi mano estuviera su desaparición fulminante e irreversible, sin duda, pulsaría el botón.Aunque mi hombría fuese puesta en entredicho.Ahora, quiero pulsar vuestras teclas para que ofrezcais la opinión que os merece la depilación propia o la del que duerme al lado.

Saludos.

Etiquetas: ,

CURIOSITY KILLED THE CAT

Hubo un grupo musical británico datable a finales de los años 80 que respondía a este refranesco nombre.Su música, alejada de los estándares comerciales y dirigida a una selecta audiencia, nunca obtuvo una masiva difusión ni ocupo puestos estelares en ningún hit parade al uso de su tiempo. Anecdóticamente, sus composiciones, que mezclan soul, funky y jazz, nunca pudieron hacerle sombra a la campechana boina con que se cubría su vocalista, Ben Volpeliere-Pierrot.

Esta singular construcción gramatical se deriva de esa natural inclinación felina por meter el hocico allá donde haya algo susceptible de suscitar un interés más allá de lo meramente biológico.Cuando el acceso al objeto de observación se torna complicado, es preciso sopesar en una balanza los pros y los contras que tal acción pueda desencadenar sobre el observador.En ocasiones, el precio a pagar por la transgresión efectuada es demasiado alto, incluso se puede llegar a perder nuestro bien más preciado, la vida.Y esa es la conclusión, epitafio o moraleja que debemos extraer de tal aserto.

Confieso que a veces una excesiva observación puede devenir en molesta, descarada e impertinente curiosidad, pero es algo que ni puedo ni deseo evitar.Así es que siempre me hallo en la cuerda floja, bordeando un abismo insondable, con la amenaza constante de caer en él.Claro que os podeis imaginar el placer que se siente cuando uno sale indemne una y otra vez del reto autoimpuesto y alcanza el otro lado de la cuerda.Pongamos unas pequeñas dosis de riesgo en nuestra monótona vida.Porque la vida sin riesgo, es menos vida.

Saludos.

Etiquetas: ,

jueves, abril 06, 2006

TURGENCIA

¿No me digas a estas alturas del partido que nunca te has encontrado en una tu-urgencia insoslayable, llámese retortijón, reflujo o vómito?.Una de esas que te deja traspuesto cuando se presenta inopinadamente en el momento menos propicio.Y que se convierte en insostenible si no hay un modo fácil y directo de aliviar la incontinencia.Podría enumerar hasta quedarme sin dedos de las manos y de los pies, pero estimo que no es ni el momento ni el lugar para narrar los heroicos episodios de los cuales he sido protagonista en primera persona.

Hoy acudiremos a nuestra periódica y errática cita con el sacrosanto diccionario de la R.A.E. para encontrar una definición precisa y preciosa del vocablo que titula este post.
turgencia.

1. f. Cualidad de turgente.
turgente.

(Del lat. turgens, -entis).

1. adj. Abultado, elevado.

2. adj. Med. Dicho de un líquido: Que hincha alguna parte del cuerpo.
De lo cual, se extrae la conclusión de que la imaginación humana es una poderosa facultad capaz de sugerir connotaciones sexuales allá donde inicialmente no las hay.Ahora ya hablando en plata, además de las innatas con las que la madre naturaleza se complujo en dotarnos, me gustaría conocer otras versiones distintas de las habituales sobre aquellas turgencias que cada uno pueda percibir de sí mismo.¿Se ofrece algún/a turgente voluntario/a?.

Agur.

Etiquetas:

TEJO SAGRADO

El tejo,Taxus baccata, estaba considerado como árbol sagrado por los antiguos celtas en honor a su fabulosa longevidad, se dice que pueden alcanzar una edad de hasta 2000 años.Este peculiar árbol posee una singular característica que lo convierte en letal de necesidad como es ser venenoso por ingestión para el ser humano desde la punta de la raíz hasta la más alta acícula de su copa, a excepción de su carnoso fruto bermellón.

Tal veneración pagana fue convenientemente aprovechada por la confesión cristiana para elevar sus templos adosados a milenarios tejos, algunos de los cuales todavía pueden admirarse en ciertos lugares de la geografía nacional, como el Tenxu L'Iglesia en Quirós-Asturias con 15 metros de altura y 6,6 metros de perímetro.

Su madera es dura, resistente a la agresión externa y desde tiempos remotos se ha venido usando en la fabricación de toneles y de flexibles arcos y ballestas.Aunque la mayor utilidad que se deriva actualmente del tejo es un componente químico encontrado en su corteza, el taxol, que pasa por ser uno de los más potentes medicamentos anticancerígenos existentes.

Reseñan las parciales crónicas de los historiadores romanos que algunos cántabros y astures preferían administrarse una dosis adecuada de extracto de tejo antes que entregar sus armas al inmisericorde invasor.Refieren las leyendas autóctonas de la zona que las profundas raices del tejo se hunden en las famélicas fauces de los cadáveres.La vida en la boca de la muerte, preciosa metáfora.

Saludos.

Etiquetas:

miércoles, abril 05, 2006

CASAS DE INDIANOS

Durante las postrimerías del siglo XIX y los albores del siglo XX se produjo una emigración masiva de buscadores de fortuna desde la cornisa cantábrica con destino a ese nuevo mundo hermano al otro lado del charco conocido como Hispanoamérica.Un aumento demográfico desmedido junto con una endémica pobreza asociada a primitivas formas de subsistencia y una tremenda ilusión por encontrar su particular Eldorado motivaron esa avalancha humana hacia las Indias, semejando una segunda conquista.

Gallegos, asturianos, cántabros, vascos emprendieron valientemente una peligrosa travesía que suponía para ellos un cambio de decorado radical.Naciones amigas y hermanas como Venezuela, Argentina, Cuba, Puerto Rico y otras que me dejo en el tintero acogieron a los españoles con los brazos abiertos, ofreciéndoles un amplio abanico de posibilidades desconocidas para ellos.Muchos de ellos consiguieron satisfacer sus expectativas y culminar éxitosamente sus carreras profesionales.Sin duda, muchos más debieron conformarse con mucho menos.

Para muchos indianos, así es como se les denomina comúnmente más allá del Escudo, Pajares y Cebreiro, la llamada de la tierra que los vio nacer siempre estuvo presente en su pensamiento de forma que, llegados a una provecta edad y una vez satisfecha la misión autoencomendada que les mantenía lejos del terruño, era lógico el retorno a sus raices naturales, a sus colinas herbosas, a su orbayu cotidiano, a su lánguida neblina.

Normalmente estos indianos retornados volvían enriquecidos monetariamente hablando, motivo por el cual recibían el público reconocimiento de sus paisanos.A veces se convertían en auténticos mecenas en sus poblaciones natales contribuyendo a la erección de centros educativos o la mejora de las infraestructuras viarias o equipamientos socioculturales.Para realzar el valor de su hazaña se hacían construir verdaderos palacetes o mansiones acordes a su exultante esplendor económico.Las casas solían dotarse de elementos modernistas muy al uso, con fachadas ricamente ornamentadas pintadas en colores vistosos y un espacioso jardín en el que la presencia de la simbólica palmera era algo inexcusable.

Una gran parte de esas antiguas casas de indianos han llegado, afortunadamente, a nuestros días para atestigüar su excelente factura producto de la fantasía y la imaginación de aquellos intrépidos emigrantes de ida y vuelta.Desde la remota Galicia hasta la brava Euskadi se pueden admirar cientos de casonas, pazos, caseríos que todavía conservan muy fresca la memoria de sus propietarios iniciales.El palacio del Marqués de Sobrellano en Comillas, el hotel Palacio Arias en Navia o Casa Doñano en Ribadeo pueden ser una somera muestra de la extensa variedad existente.

Se puede a llegar a pagar un elevado precio por la materialización de nuestros sueños, pero la existencia de este tipo de soñadores acredita la posibilidad real de alcanzar el culmen de nuestras ilusiones.Esas voluminosas palmeras que subsisten en el apacible y meloso clima norteño simbolizan tales logros.¿Llegaré a plantar la palmera que me corresponde?.Pese a no haber cruzado el charco.

Saludos.

Etiquetas: , ,

martes, abril 04, 2006

LO MEJOR

Debo confesar públicamente, y este es un medio inmejorable para ello, que yo también sucumbí, en mi todavía cercana juventud, a los diabólicos encantos que se deriva de la emisión de valoraciones o juicios absolutos.Supongo que una excesiva y constante eclosión hormonal pudo coadyuvar a la adquisición de tal desmedida conducta.Afortunadamente, la secreción ha decrecido lo suficiente como para mantenerse bajo mínimos aceptables y con su disminución se han evaporado aquellas sentencias aplastantes disfrazadas de verdad absoluta.

La afirmación o sublimación de cualquier cosa a los altares de la suprema bondad lleva asociado de manera inherente un error lamentable.En primer lugar, cabría establecer en base a que criterios se fundamentan tales aseveraciones absolutas circunscritas a la esfera subjetiva de cada persona.En segundo lugar, cabría conocer diferentes puntos de vista para efectuar una comparación aceptable que pueda confirmar o denegar las superiores cualidades y calidades de lo que afirmamos que es lo mejor.Mucho me temo que una gran mayoría de esos alocados incautos que no se recatan de afirmar gratuitamente que algo es lo mejor cojean de una pierna, sino de las dos.

Si existe algo o alguien que se pueda calificar como el mejor, ése es sin duda el rubicundo Robert Redford por su papel en El Mejor, aunque no quiero pecar de lo mismo que acuso y supongo que los Paul Newman, Marlon Brando, Jack Nicholson, Cary Grant, James Dean o también cuentan con legiones de admiradores.Ustedes vosotros, los que me leen, digo yo que quizás también habreis gozado de las mieles de la superioridad.¿Osareis confesar aquí y ahora el objeto de idolatría que mereció vuestras más rendidas simpatías?.Eso está por ver.Lo que sí os digo ya, antes de que os subais a mi sufrida chepa, es que ni sois los mejores, ni nunca lo sereis.Eso mismo suscribe el que garabatea estos cuatro gurrapatos.

Saludos.

Etiquetas: ,

lunes, abril 03, 2006

LA MUJER DE ROJO

Al igual que persiste y goza de plena vigencia el mito romántico del príncipe azul dentro del imaginario colectivo del sexo femenino, también existen estereotipos equivalentes para el masculino.No pocos varones siguen elevando al ladino Eros sus devotas plegarias para encontrar esa mujer de rojo que simboliza lo mejor de ambos mundos, sensualidad e inteligencia, belleza exterior y riqueza interior.Que duda cabe que tanto los príncipes azules como las mujeres de rojo escasean en nuestra sociedad, son difícilmente localizables y observables.Y cuando se consigue, despues de ardua búsqueda, situar uno de ellos en el mapa, muy probablemente caigamos en la cuenta de que alguien llegó antes que nosotros.

El peculiar Gene Wilder dirigió y protagonizó La mujer de Rojo en 1984, glosando las divertidas peripecias y manidas artimañas a las que recurre un abúlico y convencional hombre de familia inmerso en una monótona cotidianeidad para intentar seducir a una escultural y explosiva Kelly Le Brock que, inicialmente, no deja de ser un mero objeto de deseo lejos del alcance de un personaje tan anodino y falto de atractivo.

La evanescente protagonista aparece enfundada en un vaporoso vestido de seda roja que provoca una exacerbada secreción de feromonas por parte del hilarante Wilder cuya febril imaginación concibe ardorosas imágenes de pasión y desenfreno junto a la idolatrada portadora de la prenda encarnada, un color asociado a la pasión, a la alegría de vivir, al impulso vital representado por ese líquido esencial para la vida llamado sangre.Cegado por su alarmante índice de testosterona, un desbocado Wilder concentrará sus impulsos vitales en la seducción de la bella dama.Una cómica travesía que le conducirá a un sorprendente descubrimiento oculto por la radiante imagen exterior de la diva, su no menos fabulosa capacidad intelectiva.

Desgraciadamente, el rojo suele ser un color raramente habitual en la indumentaria femenina, su propio tinte cromático añade cierta carga de vistosidad y visceralidad que no es del agrado de muchas mujeres, tan reacias como los hombres a ser objeto de observación impertinente.Por lo cual, como tales, las mujeres de rojo son raros especímenes en peligro de extinción dignos de admiración.Creo firmemente que realmente son muchas más de las que parecen pese a que se mimetizan en el ambiente bajo diversos colores, mostrando su verdadera dimensión cuando la ocasión lo merece.Mujeres de rojo, príncipes azules, es bonito seguir pensando que existen, porque la verdad es que, al igual que las meigas, haberlas, haylas.

Quiero dedicar a todas esas anónimas mujeres de rojo que pueblan nuestros hogares un tema de la banda sonora del film interpretado por Stevie Wonder que lleva por título I just called to say I love you.Va por vosotras, las de rojo.

Saludos.

Etiquetas:

Hit Counter