<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

domingo, enero 28, 2007

HOLOCAUSTO

A pesar de que ciertos sectores, abiertamente antisemitas, se han dedicado y se dedican a minimizar, cuando no a refutar y negar la brutal campaña emprendida por la Alemania nazi hacia la depuración de la raza aria perpetrando un genocidio organizado y masivo de cientos de miles de ciudadanos europeos, en su mayor parte practicantes del judaísmo, el holocausto es un hito irrebatible, execrable y vergonzante para el género humano.

Todavía hoy sigue siendo una incógnita intentar comprender la aquiescencia y la amnesia colectiva en la que se sumió la sociedad alemana coetánea de los ominosos sucesos acaecidos durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial.Una sociedad culta, altamente preparada académica y profesionalmente, próspera, concienciada decidió, involuntariamente, taparse los ojos ante los continuos atropellos a las libertades y los derechos humanos que acometió un visionario gobernante aupado al poder por la ciudadanía a través de la máxima expresión de la soberanía popular, las urnas.Una inacción generalizada que no fue exclusiva del pueblo alemán a la hora de detener la horrorosa espiral de muerte y desolación sembrada por Hitler a lo largo y ancho de la vieja Europa.Cuando las primeras tropas americanas alcanzaron el campo de concentración de Mauthausen un espectáculo dantesco apareció ante los ojos de los animosos soldados, el escenario del terror urdido conscientemente por una mente diabólica, enfermiza, maquiavélica a la vez que capaz de desarrollar los más elevados instintos estéticos.

Han pasado más de 60 años desde que se puso fin a aquella devastadora sangría humana y se sigue recordando periódicamente la memoria de millones de seres humanos que pagaron con su vida la necrófila obsesión de un megalómano por la consecución de un ideal utópico.Creo que es lícito, incluso algo de obligado cumplimiento, refrescar la memoria colectiva de la sociedad mundial a fin de evitar la repetición futura de unos hechos altamente condenables que han dejado una mancha imborrable en la dudosa reputación del ser humano.Sin embargo, una somera mirada hacia el devenir histórico posterior a estos horribles crímenes parece confirmar aquello tan manoseado de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.Sucintamente, puedo recordar las atrocidades cometidas por el camboyano Pol Pot y sus khmers rojos en aras a una uniformidad política en cuyo nombre sagaces conductores de masas como Stalin y Mao-Tse-Tung institucionalizaron el asesinato sistemático y premeditado de disidentes y detractores.
En nombre de una limpieza étnica que encubre otras aviesas motivaciones, la mayoría hutu enloqueció en una ordalía de sangre dirigida contra sus rivales tutsis en la olvidada Ruanda.Y muy cerca de aquí, no hace tanto que viejas rencillas vecinales resucitaron en la extinta Yugoslavia para justificar la reinvención del horror de los campos de concentración y la aniquilación masiva de seres humanos por razón de raza o religión.Y a diario podemos observar a través de la imagen catódica de nuestros aparatos de televisión, ese conflicto enraizado poderosamente en Palestina que indica, fehacientemente, lo poco o nada que los herederos de aquellos que perdieron sus vidas por su origen hebreo, han aprendido de aquella luctuosa lección de la historia humana.

Parece que los seres humanos portamos en nuestro interior la semilla del mal aletargada, esperando que se den las condiciones necesarias para su germinación.Quizás la solución pase por aislar el crecimiento de esa semilla para evitar su propagación, dado que exterminarla sería como exterminar a la misma conciencia humana.Un solo plantón podrá desarrollarse, aunque tarde o temprano, sin el soporte y la protección de otros como él, terminara por secarse y desaparecer.Siempre nos queda la esperanza de confiar en el ser humano.

Saludos.

Etiquetas: ,

sábado, enero 27, 2007

ALMORTAS

La gastronomía manchega ofrece un variado repertorio de recetas y platos tradicionales que ahondan profundamente en las raices campesinas de una tierra con dramáticos contrastes climáticos que han conferido un carácter sumamente energético y nutritivo a su oferta culinaria.Y entre ese amplio abanico, ocupan un lugar preferencial las mundialmente famosas gachas.

Las gachas es un plato eminentemente alimenticio, muy apropiado para combatir los rigores del extremado invierno castellano, que se debe consumir caliente.La esencia de las gachas la aporta la harina de almortas, una legumbre de escaso renombre, que se alea con el agua para formar una pasta densa que se pone al fuego hasta que queda en sazón y a la que se ha añadido previamente un chorro de aceite de oliva y una pizca de sal.Sobre esta base las gachas admiten la adición de otros elementos característicos de la cocina campestre como puedan ser tocinitos, chorizos o chicharrones de pan tostado.

Paseando por ciertos caminos rurales durante la exultante primavera, y prestando atención a sus atestadas márgenes, entre la exuberante eclosión floral se puede localizar una eximia plantita trepadora que crece al albur de otros huéspedes para inflamar el ambiente con sus llamativas excrecencias florales de color azulado teñido por irisaciones rosadas.Abejas, mariposas y demás insectos polinizadores completarán el ciclo vital de la almorta, materializado en vainas repletas de nutritivas semillas para regocijo de nuestro paladar.

Saludos.

Etiquetas: , ,

JOFAINA

Como consecuencia de una prolongada estancia en el solar que hoy ocupamos, casi 800 años para ser exactos, la cultura y civilización musulmana ejerce todavía un poderoso influjo sobre diversos órdenes de nuestra sociedad, desde la propia lengua que hablamos hasta ingeniosos métodos de cultivo aun vigentes, incluso una peculiar concepción arquitectónica heredera de la tradición andalusí.

Jofaina es un término castellano importado, como tantísimos otros, del idioma árabe que se emplea para designar un modelo de vasija a modo de cuenco de gran diámetro y escasa profundidad usado para lavarse las manos y la cara.Hasta que los hitos de la modernidad no trajeron a los hogares algo que ahora nos parece tan cotidiano como lo es el abastecimiento de agua corriente, la jofaina o palangana era un componente primordial del mobiliario casero.

Si volvemos la vista atrás, podríamos elaborar una nómina de grandes jofainas de la humanidad que podría incluir aquella que, desde su privilegiada posición, fue testigo del lavado de manos más divulgado y glosado por la historiografía pasada y presente.Mucho más prosaica, pero mucho menos aséptica emocionalmente hablando, también incluiría una ajada palangana de porcelana que una sexagenaria animosa y sufrida colocaba delante de sí cada mañana para proceder a su aseo personal.2000 años de diferencia entre ellas, la misma función, el mismo contenido, aunque una crucial divergencia en los motivos que impulsan a Poncio Pilatos y a mi abuela a proceder al lavado ritual.Uno pretende eximirse de la culpa que recaerá sobre sus hombros, la otra asume fatalmente su destino predeterminado.Cada jofaina refleja un rostro diferente.

Saludos.

Etiquetas: , ,

domingo, enero 21, 2007

TÉ DE RÍO

Durante los meses estivales, cuando la canícula alcanzaba su máximo apogeo, la hora de la siesta, un grupito de colegiales autóctonos y veraneantes asiduos debían exprimir su capacidad de improvisación para hallar una forma de asueto en un pueblo cuya mayor atracción la representaba su pintoresco paisaje.Resulta lógico que casi todas las tardes de aquellos jocosos veranos la pandilla dirigiera sus pasos hacia alguno de los variopintos escenarios que presidían el entorno.

Aprovechando la presencia de un curso fluvial de gélidas y límpidas aguas, y gozando de la refrescante caricia del agua que atenúa una opresiva sensación de achicharramiento, en muchas ocasiones la expedición diaria se encaminaba hacia las márgenes del río.Y entre las variadas opciones que ofrecía la exploración ribereña se encontraba la recolección de una hierba de fragante olor y conocido valor medicinal que solía crecer sobre los numerosos islotes tobáceos que salpicaban la corriente del río.Para arribar a tales islotes se precisaba de un metódico y exhaustivo reconocimiento visual que evitara los riesgos inherentes a una fuerte corriente.Una vez sorteadas las dificultades, un buen manojo de té de río venía a compensar la zozobra acumulada durante el escabroso trayecto a través de las rugientes aguas del río.

Se conoce como té de río a la especie vegetal Mentha Aquatica, perteneciente a esa familia tan aromática de las labiadas, muy similar a la hierbabuena y con una intensa y agradable fragancia que suele medrar en terrenos aledaños a corrientes de agua dulce.Un aroma que evoca aquellos cálidos y largos veranos de una infancia cuyas únicas pretensiones vitales se cifraban en inocuas distracciones como ésta de buscar ese verdivioleta trofeo vegetal escondido entre la espesura fluvial.

Saludos.

Etiquetas: , ,

sábado, enero 20, 2007

GARAMANTES

Refieren algunos viajeros románticos del siglo XIX en sus cuadernos de bitácora la existencia de unos huidizos individuos de ojos azulados y tez morena abrasada por el implacable sol del desierto del Sahara, completamente cubiertos por un tenue tejido y acompañados por su inseparable dromedario de rigor en una región imprecisa localizada en las ardientes arenas de la Libia meridional.Hoy los conocemos como tuaregs, la raza del desierto, una etnia perfectamente adaptada para sobrevivir en un entorno abiertamente hóstil para el desarrollo de la vida, heredera del bagaje milenario de otro pueblo cuya existencia está acreditada por las fuentes clásicas griegas y romanas.

Hace más de 2000 años, la llanura Sahariana gozaba de un clima bonancible, con una cubierta vegetal que permitía el cultivo de la tierra y con una presencia real del elemento indispensable para la vida como es el agua.A lo largo de casi mil años, los que van desde el 500 a.C. hasta el siglo VI de nuestra era, en el solar que hoy habitan esos evasivos nómadas de ojos de cielo, el pueblo Garamante floreció con un cierto esplendor, llegando a comerciar con sus vecinos intercambiando materias y productos como trigo, sal y esclavos a cambio de aceite, vino y mobiliario importado.El declive de los garamantes está íntimamente ligado a un progresivo avance de la desertización que provocó la desaparición de las capas freáticas de las que se nutrían sus explotaciones agrarias.Sus ciudades se despoblaron y desde que su territorio cayó en la órbita de influencia del mundo islámico, nunca más se supo de los garamantes.

Pero lo que me llama poderosamente la atención es el método empleado por los garamantes para obtener el preciado líquido desde sus remotas fuentes.Para ello, y mediante una ingente masa de mano de obra esclava, horadaban extensas redes de túneles que atravesaban las montañas hasta que conseguían encontrar el nivel de las aguas fósiles, conduciendo el agua hacia depósitos y estanques subterráneos, desde los cuales se elevaban hacia las tierras cultivadas por medio de ingeniosos sistemas de irrigación.De ahí nace ese mito romántico acerca de una civilización que posee la llave de la vida en el inhóspito desierto.Cuando menos, resulta sugerente que bajo una superficie árida, arenosa, azotada por abrasadores vendavales, pueda existir una red de cisternas de refrescante y reconfortante agua.Parece que Michael York, eso sí bajo la ficción televisiva de El secreto del Sahara, fue capaz de materializar ese mito romántico.Garamantes, agua, mito, desierto.

Saludos.

Etiquetas: , ,

miércoles, enero 17, 2007

CILICIO

Del tiempo en el que el primitivo cristianismo se movía entre la clandestinidad y las catacumbas para escapar a las esporádicas persecuciones a las que se veían sometidos por el poder imperial romano, data el uso de una prenda destinada a provocar la mortificación y el sufrimiento de su portador, buscando combatir las tentaciones de la carne.El cilicium era una capa vasta de piel de cabra que se solía emplear como faja enrollada en la cintura cuyo origen se circunscribe a Cilicia, una región al sudeste de Anatolia.

La textura rugosa del cilicio se prestaba a crear incomodidad, molestia, embarazo en su portador y su uso continuado fomentaba la aparición de ávidos parásitos que incrementaban más si cabe esa sensación molesta.Durante la Edad Negra, digo la Edad Media, una buena parte de las órdenes monásticas instituyeron su uso reglamentario.Es en esta época en la que se adquiere la costumbre de confeccionar el cilicio a base de finos alambres que incrementan el malestar.Y ya llegando a la modernidad, se sustituye la camisa de pelo o metal por una cadena metálica provista de salientes puntiagudos que se ata firmemente al muslo o a la axila que, contrariamente a lo que se pudiera pensar, no produce heridas sangrantes, aunque sí que deja marcas.Instituciones de índole religiosa, por lo menos su fachada exterior, tan poderosas como el Opus Dei recomienda encarecidamente a sus miembros el uso del cilicio al menos dos horas diarias.

Huyendo de este tipo de concepciones radical-ascéticas, respetables en todo caso, prestamos atención a esa Cilicia antes mencionada que, afortunadamente, goza de múltiples razones adicionales para ser conocida y para merecer una visita.Situada en el sudeste de la península de Anatolia o Asia Menor, limitando con Siria al este y separada de la meseta central anatolia por la cordillera montañosa de los montes Tauros, Cilicia, al igual que Anatolia entera, es solar de antiguas y esplendorosas civilizaciones que dejaron sucesivamente su huella indeleble en el paisaje cilicio, desde hititas y sumerios hasta principados cristianos y otomanos pasando por griegos, romanos, armenios, turcos selyúcidas, venecianos o genoveses.

Para los geógrafos árabes los ríos Ceyhan y Seyhan, Pyramis y Sarus en la mitología griega, que descienden desde las abruptas pendientes de los montes Tauros, eran conocidos como los ríos de Paraíso, por la ubérrima fertilidad de sus llanuras aluviales.En su persecución del rey persa Ciro, el gran Alejandro Magno cruzó los Tauros por las Puertas Cilicias, un estrecho desfiladero que separa Cilicia de Anatolia Central.Una terrible y justificada fama recorría el mare Nostrum respecto a la avidez y rapiña con la que se empleaban los piratas cilicios que, amparados por un accidentado litoral, asolaban las costas de Asia Menor, Grecia, Fenicia, Palestina en incluso Egipto.Hasta que Pompeyo consiguió aniquilar y destruir los últimos reductos en los que se cobijaban los feroces corsarios.Con tal precedente, la provincia de Cilicia quedó definitivamente incorporada al Imperio Romano, adoptando como capital la ciudad de Tarso, la que vio nacer al más ferviente impulsor y exégeta por excelencia del cristianismo, Saulo, más conocido como Pablo.En el punto más meridional de Asia Menor, se erige uno de los mayores castillos de Turquía, el castillo de Anamur, un complejo fortificado construido por los romanos y remodelado posteriormente por armenios, francos, venecianos, selyúcidas y turcos, todos los cuales dejaron su impronta en la fortaleza.Y para aquellos incrédulos que piensen que ese exótico fruto exclusivo de latitudes tropicales no se cultiva en suelo europeo, aunque esto es discutible, que sepan que tienen un paraíso de las bananas en suelo turco.

Cilicia, cilicio, tan similares, tan contrapuestos.

Saludos.

Etiquetas: ,

domingo, enero 14, 2007

LORIGA

La sola mención de la palabra que encabeza este post a una gran mayoría no le dirá nada de nada.Para un reducido círculo de lectores, y no exclusivamente de blogs, les remitirá a un joven novelista de nombre Ray, aunque nacido Jorge (Madrid, 1967), que ha alcanzado una cierta notoriedad literaria por el enfoque que se percibe en sus obras hacia la problemática de una juventud atrapada entre los entresijos de una sociedad hóstil, posindustrial, deshumanizada.Sus personajes beben de las fuentes norteamericanas en cuanto a esa búsqueda interior al estilo de las road movies típicas de más al norte de río Grande.Personajes malditos elevados a los altares de la iconografía juvenil por su resistencia innata a amoldarse a los esquemas preestablecidos.

Y para otro escogido grupo, loriga evocará lejanas reminiscencias de épocas feudales, de caballeros y justas, de nobles y siervos, de tiempos medievales de oscuridad y miedos cervales al fin de los tiempos.Se conoce como loriga a la armadura acorazada compuesta por anillos o sortijas metálicas, normalmente de acero, entrelazadas que cubre el tórax, brazos incluso la cabeza y puede llegar hasta las rodillas.Dada la enorme complejidad que entrañaba su confección, la loriga era un aditamento al alcance de unos pocos señores que podían pagar de su bolsillo los elevados precios que alcanzaban en las ferrerías, sino poseían una de ellas como parte de sus propiedades materiales.

Garantizaba una protección razonable ante espadas, lanzas, dardos o dagas agresoras, aunque quedaba seriamente restringida la libertad de movimiento de su portador por la pesada carga que debían soportar sobre sus hombros.La estampa que debía componer un caballero forrado de hierro de pies a cabeza, con su yelmo, su lanza, su caballo cubierto por láminas metálicas debía parecer sencillamente temible y aterradora para sus enemigos.El mundo ha evolucionado lo inexpresable desde aquellos episodios caballerescos, y los métodos y armas de guerra también para oprobio de la humanidad.Y aunque no se vean cotas de malla en los escenarios bélicos mundiales, otros dispositivos han tomado su relevo hasta llegar al nivel de abortar presuntas tentativas belicosas antes de que la agresión adquiera forma.Los maestros de la guerra, concienzudos estudiosos e inversores aventajados en los war games, siempre contarán con una loriga de ventaja sobre sus imaginarios enemigos.En el fondo, el mundo tampoco ha cambiado tanto desde el Medioevo.Tan sólo se requiere permanecer absorto en las repetidas imágenes que se producen a diario en el escenario irakí para identificar claramente a los nobles caballeros y a los fementidos villanos.Sin cotas de mallas, claro está.

Saludos.

Etiquetas:

sábado, enero 13, 2007

CROISSANT

Tanto expertos en nutrición como médicos y otros profesionales de la salud y la sanidad coinciden en la importancia de una sana y equilibrada alimentación como factor esencial en la prevención de una buena parte de las enfermedades que sufrimos los seres humanos.Dentro del esquema nutricional de una persona cobra una relevante importancia la primera ingestión diaria, puesto que un adecuado desayuno aporta la energía necesaria para afrontar el devenir cotidiano posterior.

Atenazadas por el stress de rigor, intentando robar al reloj esos minutos que nos permiten seguir encamados, muchas personas se abstienen voluntariamente de tomar el desayuno.Sea por esa renuncia, sea por añoranza de recuperar los sabores y los olores de pasados desayunos, tales individuos disfrutan con sublime delectación de las variadas delicias que ofrecen los establecimientos hosteleros a los que acuden para reposar y liberarse de sus prisas congénitas.

Ese momento de sentarse a una mesa repleta de sabrosos manjares listos para regalarnos el paladar se aproxima bastante al éxtasis digestivo.El olor a café recién hecho, la fragante mermelada de ciruela, el zumo de naranja natural, la tostada horneada en sazón y untada con deliciosa mantequilla y el aroma de la bollería directamente traída de la tahona aportan reconfortantes sensaciones.

Pese a que su origen se remonta a una festiva celebración panadera de marcado acento sarcástico con motivo de la expulsión de los turcos que asediaban la capital imperial austríaca, Viena, en 1683, fueron los reposteros franceses los artífices de la tradición que asocia al croissant como algo típico del desayuno francés.A la típica amalgama de harina y agua, que se amasan formando su característica silueta de media luna, se le añade la mantequilla que le confiere su delicada suavidad y esa textura tan esponjosa que se derrite en la boca.Un buen desayuno no se concibe en ausencia de un manojo de deliciosos croissants, recién salidos del horno a poder ser.Me temo que ya ha pasado la hora del desayuno, aunque todavía me relamo al pensar en esos sabrosos croissants que me han alegrado la mañanita.

Saludos.

Etiquetas:

viernes, enero 12, 2007

ESTUFA

Mucho antes de que los modernos sistemas de calefacción invadieran nuestros hogares, el sistema habitual empleado para caldear las piezas de una vivienda iba desde los socorridos braseros hasta las estufillas de gas.Aunque en una gran proporción, sobre todo en el entorno rústico, era la estufa de leña la que presidía la estancia principal de la casa.

Ocupando un rincón de la sala, colocada justamente debajo del tiro de la chimenea, la estufa era la compañera imprescindible durante una buena parte del año.Al amor de la lumbre el abuelo rememoraba sus campañas madereras mientras un puñado de sabrosas castañas se asaban en las arandelas de la estufa.La calidez del fuego se hacía más patente cuando uno de los frecuentes apagones eléctricos sumía al pueblo entero en una solemne oscuridad.Era el momento adecuado para narrar viejas historias y leyendas que ponían la piel de gallina y que mantenían a la audiencia en un apesadumbrado recelo hacia la penumbra que proyectaba la volátil llama de la vela.

Algunos hemos crecido al lado de una estufa, de aquellas de arandelas y gancho para atizar el fuego, de las que prendían con piñas y leña de carrasca, de olivo, de cerezo, de las que había que repintar de aluminio año tras año, de las que rugían cuando una furtiva ráfaga de traicionero viento se colaba por la chimenea, de las que nos aportaban un calor que de otra manera no hubiéramos recibido.Además, era conveniente, antes de acometer la heroicidad diaria de meterse dentro de las gélidas sabanas, acopiar la mayor provisión posible de calor benefactor para no fenecer en el intento.Aunque aquella reliquia metálica ya pasó a mejor vida, no puedo dejar de recordarla cuando vaharadas de aromático humo de leña ardiente excitan mi pituitaria paseando por esos pueblos de Castilla que todavía conservan firmemente la tradición leñera.Para que luego digan que la memoria es inodora.

Saludos.

Etiquetas: ,

jueves, enero 11, 2007

INDALO


El sudeste peninsular muestra signos de ocupación humana desde épocas tan remotas como el Paleolítico como se ha podido confirmar a través de las pinturas rupestres que decoran las paredes y los techos de cavernas y oquedades ancestrales.Al norte de la provincia de Almería, en la localidad de Vélez Blanco, se descubrió en 1868 la cueva de los Letreros, un refugio rocoso de paredes delineadas por arcaicas herramientas pictóricas con una profusa sucesión de representaciones animales y humanas que la han convertido en Monumento Nacional y en capilla sagrada del arte rupestre ibérico.

Precisamente un símbolo antropomorfo pergeñado sobre el lienzo rocoso, compuesto por trazos simples y los brazos entrelazados por encima de su cabeza formando un semicírculo ha asumido la categoría de icono del alma almeriense.El hombre del Arco, como es vulgarmente conocido entre los lugareños, decoraba las fachadas de numerosas viviendas por su supuesta capacidad protectora.Se supone que el Indalo es la representación artística de una deidad indígena cuya imagen simboliza el soporte del Arco Iris que aporta seguridad ante posibles diluvios.De ahí deriva la escasa pluviometría del rincón sudoriental ibérico.

Habitantes de un solar semidesértico, con un envidiable porcentaje de horas de sol anuales pero con una endémica pobreza, para no sustraerse a la corriente migratoria posterior a la posguerra, miles de almerienses emprendieron la aventura de la emigración.Como huellas indelebles de su éxodo vital, aparecen aquí y allá en ciertas ciudades de la periferia madrileña, esas inconfundibles referencias al icono almeriense por excelencia, el Indalo.Incluso una cadena de establecimientos hosteleros de marca Indalo ha patentado una pionera concepción del aperitivo que despues otros establecimientos hosteleros han adoptado por su masivo éxito.Recorran el Corredor del Henares y escuchen acerca de las excelencias del Indalo.El de la barra alargada, que quede claro.

Saludos.

Etiquetas:

domingo, enero 07, 2007

CRATER

La actividad volcánica es una consecuencia directa de la tectónica de placas que componen la corteza terrestre.Sometidas a poderosas fuerzas, las placas chocan entre sí originando zonas de subducción que, por efecto de las fortísimas fricciones que se producen, alcanzan elevadas presiones y temperaturas capaces de fundir la roca más dura.Ese fluido informe compuesto por roca fundida asciende a través de las hendiduras de la litosfera buscando una salida a la superficie terrestre.A grandes rasgos, en esto se resume la génesis de un volcán, que no es más que un punto de liberación de materia ignea producida en los intersticios de las placas tectónicas de la corteza.

La actividad eruptiva de un volcán es discontinua, atravesando etapas de inusitada actividad entre otras de acusada sino completa inactividad, circunstancia ésta que certifica un volcán como apagado.A lo largo de la dilatada vida de un volcán, en términos geológicos, sucesivas erupciones van acumulando lava y conformando el perfil físico de un volcán, que se asemeja a un cono por su forma.Justamente la boca por la que el volcán respira, expulsa sus coladas, contacta con la atmósfera se conoce con el nombre de cráter, por su similaridad con una copa recipiente como denota su etimología latina.

De asomarse a la cornisa de un cráter se puede derivar en algunos casos riesgo máximo, sobre todo por las frecuentes emanaciones de gases sulfurosos tóxicos o por una inesperada erupción que nunca avisa con antelación.Aunque cuando la ocasión es propicia y se adoptan las precauciones adecuadas, en algunos cráteres se pueden observar algunas de las más hermosas vistas de la creación, sea ésta producto de la creación divina o de la evolución cósmica.Hay algunos con un perímetro tan amplio que ofrecen espectaculares panoramas visuales, como la Caldera de Taburiente en la isla de la Palma.Los hay que, colmatados por el agua de lluvia coloreada por los gases y minerales emitidos por el créter, brindan maravillosas irisaciones azuladas, rosadas o verdosas como el cráter del volcán Poás, en Costa Rica.Y también los hay que conservan una rabiosa actividad eruptiva con sus orificios llenos de pastosa lava anaranjada, como el Kilauea hawaiano, amenaza latente.
En latitudes tropicales, las abundantes precipitaciones lluviosas suelen acumularse hasta rellenar completamente antiguos cráteres, formando atractivos lagos cuya contemplación queda vedada para aquellos que no se toman la molestia de ascender hasta la cumbre volcánica.En el centro de la isla indonesia de Lombok, donde una lujuriante cubierta vegetal circunda el cono volcánico del Gunung Rinjani(3726 m), se puede admirar la majestuosa estampa que compone el Segara Anak, lago sagrado para los nativos, coronando la cima del volcán.

Parafraseando una conocida fórmula publicitaria, yo le aconsejo que ponga un cráter en su viaje y no se arrepentirá.La naturaleza nunca defrauda.

Saludos.

Etiquetas: ,

sábado, enero 06, 2007

MERCANTILISMO

Reinaba Luis XIV, el Rey Sol, sobre sus dominios de Francia continental y posesiones de ultramar de forma altanera, con un añadido de soberbia impostado por su supuesta grandeza, por lo que frecuentemente se involucraba en devaneos militares destinados a engrandecer el imperio francés dentro de una Europa que asistía al ocaso de la supremacía hispana en el continente.Si a estas conflagraciones bélicas unimos el excesivo gusto del monarca por la magnificencia, la megalomanía constructiva, Versalles es producto de su caprichosa mente, el dispendio monetal que suponían sus habituales festines celebrados en lujosos palacios en compañía de lo más selecto de la alta sociedad francesa, resulta lógico deducir que la bancarrota era el estado natural de las finanzas al otro lado de los Pirineos.

Para remediar de alguna manera la sangría monetaria provocada por la voracidad congénita del monarca sideral, fue nombrado plenipotenciario ministro de Finanzas Jean-Baptiste Colbert, un experimentado cortesano que supo ganarse la confianza del Cardenal Mazarino, primero y del mismísimo delfín, que despues se convertiría en rey, Luis XIV.Desde su elevada institución de dedicó a promover medidas tendentes a fomentar las actividades comerciales, creando nuevas industrias y fijando cánones de calidad que debían cumplir los productos fabricados.Pensó que Francia podía evadir la bancarrota desde una fuerte posición comercial, potenciando la cantidad y la calidad de los productos manufacturados en Francia y sometiendo a las mercancías foráneas a lacerantes tasas arancelarias que disuadieran a los comerciantes allende sus fronteras de comerciar en suelo francés.A esa doctrina económica, vender mucho, comprar poco, se la conoce como mercantilismo y se considera una precursora del proteccionismo comercial, tan habitual en la actualidad.

Con lo que Colbert no contaba era con que otros Estados decidieran, en un momento dado, prescindir de las transacciones comerciales con su país o que, a su vez, asumieran posiciones similares a las francesas en materia proteccionista, de modo que el experimento financiero resultó fallido, aunque dejó su poso para la posteridad.En cierto modo, no andaba desencaminado el visionario francés, pues una saneada balanza de pagos está directamente relacionada con un balance decantado del lado de las exportaciones.Y esa máxima tan colbertiana de vender mucho y comprar poco sigue plenamente vigente.

Año tras año escuchamos noticias que informan acerca de los provechosos resultados económicos de empresas públicas y privadas.Como todo sistema capitalista, el beneficio prima sobre cualquier otra consideración, aunque la tendencia actual esté orientada hacia la consecución de una plusvalía superior a la conseguida el año anterior.Digamos que, en un ejercicio recursivo, el objetivo a perseguir es el beneficio del beneficio.

El advenimiento del euro ha acelerado esa peligrosa tendencia que amenaza con arrastrar al mercado laboral en su irrefrenable avance.Políticas de abaratamiento de la mano de obra, incluso la especializada, junto con un desaforado incremento de los precios han contribuido a dinamitar la clase media, que es la que sostiene un país desarrollado.Podemos afirmar sin desviarnos un ápice de la realidad que la distancia que separa la base de la pirámide de su cúspide es mayor que hace tan sólo una década.Las compañías y firmas empresariales siguen empeñadas en su persecución a ultranza del beneficio fácil y rápido mientras sus asalariados asisten año tras año a una pérdida regresiva de su poder adquisitivo.Y pese a esas engañosas cifras que nos ofrecen desde las plataformas informativas estatales, la situación es tremendamente engañosa.Lo cierto es que los ricos son cada vez más ricos y la clase media es cada vez más baja.A pesar de tan nefastos augurios el consumismo sigue en alza, se siguen creando puestos de trabajo, aumentan el número de cotizantes en la Seguridad Social, mejoran las infraestructuras viarias, se incrementa la calidad y la cantidad de las prestaciones sociales y educativas, dando la razón a los pregoneros gubernamentales del bienestar.Desde luego, yo no me creo lo de la bonanza y espero no tener que asistir a corto plazo a la compra del puesto de trabajo por su trabajador.En este sentido, el sector bancario ha establecido un peligroso precedente.¿Volverán aquellos tiempos de baldosas y color sepia?.

Saludos.

Etiquetas: ,

martes, enero 02, 2007

TOPONIMIA

Para todos aquellos que somos originarios de un entorno rural nos es familiar la denominación que reciben los diversos parajes, accidentes y relieves que rodean los núcleos poblacionales rurales.Esa es la razón de ser de la toponimia, disciplina que versa sobre el estudio y el origen de los nombres propios de lugar.Resulta atrayente llegar a conocer la verdadera y remota razón por la que un cierto solar recibe un determinado nombre que puede estar relacionado con innumerables tipos de materias como animales, plantas o formaciones geológicas.

Circunscribiéndome a lo que me atañe personalmente, por ser oriundo de donde soy y porque siempre me ha interesado especialmente el mundo de los topónimos, debo mencionar todo un abanico de ricos topónimos procedentes de mi villorio natal.Y dentro de esta enumeración, ciñéndome a aquellos relacionados con acontecimientos más o menos históricos, podemos comenzar con Degollada, un escarpado pico cercano a los 1200 metros de altitud, que recibe su nombre de una malograda pastora que, en tiempos de la Guerra de Independencia, tuvo la osadía de señalar un paso franco entre montañas al ejército napoleónico invasor, delito con el que pagó con su cabeza.No menos evocador resulta el Camino de la Matanza, situado en una antigua vía pecuaria que fue escenario trágico de una escaramuza bélica durante la fratricida Segunda Guerra Carlista, como bien atestiguan recientes hallazgos de ajadas casacas, cinturones, botas de la época y los calcinados huesos de los caídos en combate que se han hallado a escasos 500 metros con motivo de una extracción de áridos para la construcción.

La Fuente del Cofrade designa un montículo poblado por un denso pinar al pie del cual brota un manantial que da su nombre a todo el entorno.Barrancondo se localiza en una acarcavada rambla fruto de la acción erosiva del torrente estacional que se forma con ocasión de lluvias torrenciales.La Piedra Campanera décadas ha que dejó de hacer honor a su nombre por hallarse tan rellena de otras piedras más pequeñas lanzadas durante los decenios anteriores que desgraciadamente ya no puede escucharse esa reverberación sonora asimilable al rotundo repiqueteo de una campana.Emplazada en la ladera de la Degollada, desafiante ante la acendrada pendiente que se desploma a sus pies, la Cabeza de Franco, por su parecido a una cabeza humana que lo de Franco no lo llego a comprender, es una piedra caballera atorada en pleno declive que es visible desde la población.

Una vaguada entre lomas recibe el nombre de Valdenebrales, muy adecuado dada la relativa abundancia de esa conífera de aciculadas hojitas de cuyas bayas se extrae la esencia de la ginebra, el enebro.Unos depósitos aluviales de arcilla rojiza aledaños al Guadiela se conocen popularmente como el Sanguinar, mientras que una enorme solapa tobácea de tintes terrosos recibe el nombre de Peña Rubia.Cabe colegir que en algún momento pasado hubo un tal Pedro que debió laborar las tierras arenosas de Valdepedro, aunque tal vez nunca fue coetáneo del nobiliario poseedor del título de Conde que figura en el nombre de una umbría vertiente boscosa e intrincada paralela al Escabas de nombre Hoz del Conde.Resonancias arquitectónicas se presumen en el Arquete, un arco calcáreo natural delineado en la cornisa rocosa del Escalerón.

Y también se pueden apuntar una serie de topónimos para los cuales no se encuentra una génesis ni etimológica ni de otra índole.Expresiones tan opacas como Vereles, Zesma o Perumos que tal vez permanecen como vestigios de un remoto origen celtibérico al que se hallaba étnicamente adscrita la comarca en tiempos pretéritos.Espero no haberos aburrido mucho más de lo habitual, pero el cuerpo me pedía una de topónimos.Además, sin aperitivo.

Saludos.

Etiquetas: ,

lunes, enero 01, 2007

SEMILLA NEGRA

Dentro del efervescente panorama musical español de los fructíferos años 80, emerge con fuerza uno de los más grandes grupos que hayan podido brotar de suelo patrio como es Radio Futura.Nacidos al amparo de una convocatoria pública para formar un grupo musical en 1980, mantuvieron una progresiva evolución musical a la par que se conformaba el núcleo definitivo del grupo por los hermanos Auserón y Enrique Sierra.A lo largo de los doce años que la banda permaneció unida se editaron 7 gloriosos albumes que hoy pertenecen a la iconografía musical del pop hispano.

Amantes de la experimentación musical, no se anclaron al estilo rock de sus inicios y realizaron incursiones bastantes acertadas en ritmos latinos y antillanos.Esa influencia se deja sentir en temas como El Tonto Simón, El Canto del Gallo, Negra Flor o Veneno en la Piel, donde se percibe la frescura del calypso, el reggae o el son cubano.Aunque no podemos olvidar clásicos como Escuela de Calor, No tocarte, 37 grados o Enamorado de la moda juvenil donde dan rienda suelta a sus genes rockeros.

Dentro de su segundo LP, La Ley del Desierto, La Ley del Mar, editado en 1984, se incluye una de las más sublimes creaciones de la banda, Semilla Negra.Lanzada como single despues del éxito masivo de Escuela de Calor, de inmediato se puso de manifiesto su excepcional calidad tanto musical como literaria.La mezcla entre el guitarreo rockero que acompaña la vocalización del texto y el sonido refrescante de maracas, bongos y marimbas que rellenan los espacios instrumentales ofrece una enriquecedora recompensa musical y un regalo para los oídos.

Deseando que remueva dentro de vuestras conciencias lo mismo que evoca en la mía, quiero compartir la alegría de volver a escuchar esta bendita canción.Va por ustedes.

Ese beso entregado al aire es para ti
fruta que has de comer mañana.
Guarda la semilla porque estoy en él
y hazme crecer
en una tierra lejana.

Si me llevas contigo
prometo ser ligero como la brisa
y decirte al oído
secretos que harán brotar tu risa.

Esos ojos detrás del cristal
son dos negros cautivos cruzando el mar.
Por la noche estaré solo en la selva,
qué voy a hacer
esperando a que vuelvas.

Si me llevas contigo
prometo ser ligero como la brisa
y decirte al oído
secretos que harán brotar tu risa.

Yo tengo un pensamiento vagabundo,
voy a seguir tus pasos por el mundo.
Aunque tú ya no estás aquí
te sentiré
por la materia que me une a ti
por la materia que me une a ti
por la materia que me une a ti...

Semilla Negra,
Semilla Negra,
Semilla Negra,
Semilla Negra.

Saludos.

Etiquetas:

Hit Counter