<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

miércoles, octubre 31, 2007

WOK

Aunque puedo presumir, sin alharacas, de una razonable buena disposición ante cualquier vianda que se me presente en la mesa, absteniéndose en lo posible de vísceras y similares, es también cierto que siento una indefinible aversión hacia ciertos tipos de comidas étnicas, en particular, la china.He ostentado con resignación el apelativo de oveja negra a la hora de acompañar a mis compañeros de trabajo al restaurante chino de turno y no es un secreto que se pueden contar con los dedos de dos manos las veces que me he dejado engañar para acudir a repostar en uno de esos antros orientales.

Aunque siendo ecuánime he de reconocer que ciertas recetas tradicionales chinas agradan especialmente mi fino paladar de gourmet fracasado.Convendremos en que por mucho pato a la naranja, cerdo agridulce o ternera con setas que nos ofrezcan en un restaurante chino, son otras especialidades las que consumen a diario allá por donde sale el sol.Al omnipresente arroz, pilar básico de la alimentación asiática y los no menos familiares fideos o noodles se les une un genuino plato que sintetiza mejor que ninguno la riqueza y variedad de la cocina oriental.

Se conoce como wok a una especie de sartén de forma redonda y abombada en su parte inferior que se utiliza para preparar esos apetitosos popurrís que tan exóticos son al paladar occidental.Con el wok se puede freir cualquier alimento, desde verduras hasta pescado, carne o marisco, siempre con muy poco aceite e imprimiendo a la mezcla un movimiento continuo que brinda al producto resultante esa característica textura que raya entre la frescura y la fritura tan sabrosa.Particularmente, las verduras alcanzan el grado de cocción justo para saborearlas con especial fruición, ni muy hechas ni poco hechas.Y cuando de wok se habla, el chache es el primero que toma el caminito del chino correspondiente.La próxima, Thailandia, el país del wok.Y de otras cosas, claro.

Saludos.

Etiquetas: , ,

domingo, octubre 28, 2007

CONSENSO

Aunque, como ayer mismo expresaba en una entrevista el ex-presidente del Gobierno español Felipe González Marquez, la situación en la que se encuentra la sociedad española sea la mejor de las que ha disfrutado hasta el momento, es una realidad que la crispación anida en la vida política española, ya sea verídica o ficticia, como tal vez apuntaba ese agudo observador que tan relevante posición ocupó durante una época en la que se asentaron los pilares sobre los que hoy se erige nuestra flamante democracia de 30 años.

Consenso pasa por ser una palabra que nuestros representantes políticos suelen emplear asiduamente, entendida como la búsqueda de un acuerdo común en aras al provecho general, eludiendo partidismos y arrinconando divergencias buscando puntos en común.Se habla del consenso mayoritario que permitió pasar de una traumática singladura de 40 años de dictadura a un modélido esquema de convivencia y libertades como jamás disfrutó la sociedad española.Y en ciertos momentos somos muchos los que echamos la vista atrás para recordar los beneficios que se pueden obtener fruto de la colaboración tiznada de unas gotitas de altruismo y generosidad.

Nuestro sistema democrático dispone de un conjunto de reglamentaciones respecto a la forma de Estado y de Gobierno.Mediante unos comicios cada uno de los ciudadanos habilitados para el ejercicio del voto tiene el derecho, que no la obligación, de elegir la opción política que más se adecúe a sus intereses ideológicos, personales o de otro cariz.La polémica ley D'Hont establece el reparto de los escaños que cada partido político obtiene en función de sus resultados electorales.Finalmente, y según el número de escaños obtenidos, un partido político pasa a ejercer el Gobierno del Estado español por espacio de 4 años.Si su número de diputados supera la mitad más uno del total de los 350 que componen la cámara legislativa, el partido ganador podrá ejecutar su política sin cortapisas ni impedimentos desde su posición hegemónica de mayoría absoluta.

Es por esa obviedad por la que todas y cada una de las formaciones políticas del panorama político español, ya sea desde el ámbito estatal, el autonómico o el local, persiguen con ahínco la consecución de esa ansiada mayoría que les dará carta blanca a la hora de manejar los recursos de las diferentes administraciones públicas.Dicha postura es radicalmente antagonista del consenso que quizás debería ser la fórmula más apropiada para aunar dentro de un mismo corpus una amplia gama de sensibilidades.Las imágenes que un día sí y otro también nos ofrecen los espacios de noticias televisivas sugieren que quizás el interés común, ése que todos y cada uno de nuestros elegidos políticos debiera buscar, queda postergado por un interés partidista, electoralista y parcial.

No sería inoportuno recordar como un tal Adolf Hitler se impulsó desde un sonado triunfo en unas elecciones legislativas alemanas hacia una furibunda dictadura de funesto recuerdo y dolorosas consecuencias para el mundo entero.Pienso que una mayoría absoluta se puede convertir de facto en una dictadura voluntaria, en el sentido de que han sido los propios ciudadanos los que han dado luz verde a su partido para que actúe según su conveniencia.El hecho de que un partido goce de una mayoría parlamentaria no implica que deba actuar buscando supuestamente la satisfacción exclusiva de su electorado.La universalización de la democracia pasa por atender las solicitudes y reivindicaciones de las fuerzas minoritarias que, aunque numéricamente puedan ser irrelevantes, no dejan de formar parte de la sociedad española.Así como no hay dos personas iguales, tampoco dos partidos lo son, por tanto lo más lógico cuando de llegar a un acuerdo que atañe a la totalidad del territorio español y sus habitantes, pasa por intentar llegar al consenso y no volver la cara al diálogo y la discusión.Porque como sabiamente dice el refranero español, hablando se entiende la gente.Y que siga bajando y subiendo el telón, subirá el pan, la leche, los huevos, el ADSL y hasta el precio de las medias, pero el espectáculo debe continuar.Ay, Freddy, andandarás.

Saludos.

Etiquetas: ,

sábado, octubre 20, 2007

HAYA

Con el advenimiento de la estación otoñal llega la anual caída de la hoja para muchos árboles de nuestros exiguos bosques.Se despliega toda una sinfonía de colores que proporciona una maravillosa vista para todo el que tenga la ocurrencia de pasear, contemplar y disfrutar en medio de ese sosegador silencio que impera dentro de la espesura de un bosque caducifolio.Y si hay un especímen botánico al que el otoño hace lucir sus mejores galas ése es sin duda el haya, árbol totémico y mitológico en una extensa parte de Europa desde tiempo remoto.

El progresivo caldeamiento de la temperatura ambiental y el avance de la desertización ha arrinconado al hayedo en los bosques húmedos de la cornisa cantábrica y las cumbres pirenaicas, con algunas incursiones en el sistema Ibérico, Tierra de Cameros, y manchas relícticas más al sur como el vértice que componen las provincias de Madrid, Segovia y Guadalajara o los hayedos más meridionales de la península enclavados en los puertos de Beceite turolenses.Es significativo que a sólo 90 km de la capital española se encuentre uno de los últimos hayedos mesetarios, el de Montejo de la Sierra.

El haya, Fagus silvatica, es un árbol longevo de majestuoso porte que conforma extensos bosques de donde quedan excluidas otras especies arbóreas.Tal hegemonía se fundamenta en ciertas particularidades que rodean al haya y que impiden la proliferación de otras especies arbóreas y arbustivas por debajo del dosel que componen las ramas de las hayas.El tronco del haya se eleva verticalmente hacia el cielo, desde donde parten horizontalmente ramas en una disposición estratificada que tamiza y restringe el acceso de la radiación solar hasta el sustrato terroso.Es una imagen común la del hayedo tapizado por una sucesión de capas de sus hojas muertas, sin que ni siquiera una mínima brizna de hierba sea capaz de brotar entre tal profusión de materia en descomposición.Asimismo es el otoño la época elegida por las hayas para realizar su periódica muda, cuando sus hojas adquieren vivos tonos ocres, amarillos, rojizos, marrones hasta que finalmente quedan desnudas hasta la siguiente primavera.

Deambular entre hayas centenarias en una semipenumbra sempiterna, horadando el sepulcral silencio que preside un hayedo invita al ejercicio de la introspección.El hayedo es un mundo de sombras, de humedades escondidas que acechan al desnortado caminante.Aunque si ese caminante lo que busca es una senda hacia la reflexión, no hallará escenario mejor para entregarse a tales menesteres.Casi todas las religiones disponen de templos para escenificar su liturgia.¿Será el hayedo un templo de la naturaleza?.Por cierto, ayer se me olvidó elevar mis preces al altísimo....haya.

Saludos.

Etiquetas: , , ,

miércoles, octubre 17, 2007

HARKA

Es sabido que cuando un nutrido grupo de arrapiezos se junta para cometer diversas fechorías de mayor o menor gravedad, asolando áridos y pedregosos andurriales campestres, sus hazañas no pasan inadvertidas para las lenguas viperinas de los núcleos rurales.Por efecto de su amplio vozarrón y su no menos extensa red de contactos, actos inconscientes se magnifican para cobrar, a través de su altisonante imprecación, categoría de las más infamantes ofensas, merecedoras de un riguroso castigo que siempre estimarán insuficiente.

Más de una vez he escuchado en sus parlamentos una palabra a la que nunca presté excesiva atención, y que ahora refresca mi memoria, para denominar a ese grupúsculo de mozalbetes retozones causantes de malévolas hazañas.Fuera de aquel contexto pueblerino jamás volví a oir mencionar jarca ni intenté indagar acerca de la etimología y significado de la tal voz.Casualmente, leyendo El Nombre de los nuestros de Lorenzo Silva he encontrado la explicación que nunca solicité en mi infancia sobre el término tantas veces escuchado.

Resulta que la harka fue, en tiempos de las infaustas campañas en el norte de Marruecos del maltrecho ejército español de principios del siglo XX, una partida de combatientes indígenas, llámense moros, rifeños o marroquíes, de organización irregular y un tanto caótica que sembraron el terror entre los sufridos soldaditos de Alfonso XIII por su extrema y truculenta crueldad para con los vencidos.Mentar la harka en los desguarnecidos fortines, campamentos o puestos avanzados suponía un generalizado desasosiego entre la tropa que conocía de sobra los expeditivos métodos que empleaban los moros cuando un prisionero caía en sus manos.Por mucho que se pueda establecer una analogía entre la milicia norteafricana y la muchachada de un pueblo de provincias, una jarca nunca llegó a los siniestros extremos de su homónima marroquí.Se cuenta que a algunos prisioneros les abrían el vientre y dejaban que sus intestinos cayeran hasta el suelo, donde procedían a aberraciones tales como pisarlos o atarlos a las muñecas de sus propietarios.Incluso cercenaban de un tajo con sus afiladas gumías genitales que luego introducían al castrado por su boca.Se cuentan mil y una maldades sumamente desagradables para un oído europeo.Pero lo cierto es que aquellos renegridos musulmanes defendían su tierra de un invasor puesto allí por obra y gracia de algún descocado y grandilocuente políticucho soñador de pasadas glorias que nunca pensó empuñar uno de aquellos vetustos Mauser que repartían entre las levas obligatorias para cumplir con su parte en la noble empresa de llevar la civilización allá donde se estimaba lícito.Pobres marionetas, moviéndose al son de la chirimía y bailando al filo de la gumía.Siempre seremos los mismos.

Saludos.

Etiquetas: , , ,

domingo, octubre 07, 2007

AFTA

La medicina no dispone de una conclusión definitiva acerca de las causas que motivan la aparición errática de pequeñas úlceras bucales, bastante dolorosas y molestas por su posición, conocidas científicamente como aftas.Se suelen barajar algunas hipótesis que relacionan el consumo de alimentos como nueces, chocolate o cítricos con la aparición de aftas.Y se ha demostrado que factores somáticos como una excesiva tensión nerviosa también contribuyen a su proliferación.

Un afta es una reducida herida ulcerosa que aparece en cualquier zona de la cavidad bucal, debajo de la lengua, sobre una encía o enfrentada a ella.Una especie de llaga abierta que produce un intenso escozor y una tremenda incomodidad en el que la hospeda.Ejercicios tan cotidianos como comer o lavarse los dientes se convierten en verdaderos infiernos para aquellos que lo sufren.Aun que para ser justo, tampoco es que la sangre llegue al río.Es uno de esos males que, sin revestir graves consecuencias, pasa por ser una de esas molestias que en momentos puntuales nos fastidian e impiden la plenitud de la existencia.

Menos mal que para atenuar y mitigar los estragos que causa el afta siempre se puede acudir a la farmacopea como panacea de todos los males.Un colutorio aplicado con prontitud sobre la úlcera bucal suele resultar como mano de santo y la mejoría que se experimenta es apreciable.Y cuando a uno se le resecan las escasas neuronas que pululan por su semihueco encéfalo, nada como echar mano del Afta Juventus para salir del paso.Ahora sí que ya no me duele nada.

Saludos.

Etiquetas: , ,

sábado, octubre 06, 2007

CARESTÍA

Todo aquel/aquella que haya tenido la valentía de perpetuar sus genes en forma de pequeño diablillo/a se habrá encontrado en más de una ocasión con el imponderable de que, paseando por las calles de su ciudad, la incontinencia urinaria invade al chaval y necesita urgentemente vaciar su vejiga sea donde sea.Las normas de urbanidad aconsejan evitar la micción en la vía pública, por lo cual la opción más socorrida sea entrar en un bar o cafetería y usar su retrete.

Claro está que no todos tienen la disposición de ánimo suficiente para entrar de forma subrepticia y salir del establecimiento como Pedro por su casa.Ante lo cual se impone realizar una consumición mínima que amortice el desgaste del inodoro causado.Resultando que por una necesidad orgánica ineludible, una tónica y una naranjada la cuenta asciende a la astronómica cifra de 4,20 euros.Y es en este momento cuando se desencadena una sucesión de pensamientos al hilo de esa señalada cifra.

Es un hecho constatado y constatable que desde la entrada en circulación de la moneda única europea, el euro, se ha experimentado una desmesurada e incontrolable alza de los precios de todos los productos de consumo.Como resulta que el incremento del salario medio no ha sido correlativo a la alarmante subida de los precios, todo ello se traduce en una apreciable pérdida de poder adquisitivo para una nutrida masa de trabajadores.Y es en situaciones tan cotidianas como la mencionada donde se pone de manifiesto ese galopante y geométrico distanciamiento entre salario y precio.

Es la carestía un concepto relativo por cuanto para estimar si un producto determinado es caro o barato se necesita algún tipo de soporte comparativo.Podemos afirmar que esto es más caro que aquello en tal sitio.O que es tres veces más caro que hace cuatro años.O que simplemente, de acuerdo a nuestros cánones personales, algo nos parece sencillamente caro porque pensamos que su precio es exorbitado respecto a sus costes de producción y distribución.Es ésta una disgresión que suele constituir un motivo de colisión y erosión en discusiones de familiares y amigos.Por mi parte defiendo la tercera versión acerca de la concepción de lo que se entiende por carestía como precio elevado de las cosas.Que esa carestía actual sea algo normalizado y generalizado no es óbice para que uno tenga la íntima sensación de que está siendo timado con su propia anuencia y sin posibilidad de evasión.Todo por 700 míseras pesetas.

Saludos.

Etiquetas: , ,

Hit Counter