<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, abril 19, 2008

UFO

Unidentified Flying Object, así denominaron los anglosajones a aquellos objetos detectados en el cielo terrestre que no pueden ser identificados.Allá por los años cuarenta del siglo XX se produjo tal oleada de avistamientos de presuntos OVNIs(acrónimo hispano para designar objeto volante no identificado) que hubo que crear una palabra para describir tal fenómeno.No es extraño advertir que la eclosión del fenómeno UFO coincidió cronológicamente con el desarrollo de la carrera espacial y el consiguiente proceso de exploración del espacio extraterrestre.Con más fuerza que nunca el hombre se empezó a preguntar sobre aquello que se halla fuera de los estrechos límites de nuestro planeta.Y aunque se ha avanzado en el conocimiento de las estructuras siderales adyacentes, debemos asumir que nuestro nivel de comprensión del Universo siempre será minúsculo, dada la enormidad espacio-temporal del mismo.

Son innumerables los objetos voladores localizados desde los albores de la era espacial.Pura superchería en algunos casos, en otros se describen efectos que escapan a la comprensión humana.Se habla de contactos físicos con extraños seres alienígenas, incluso algunas personas afirman haber sufrido un proceso de abducción por parte de los mismos.Aprovechándose de aquella ferviente creencia en la existencia real de entes extraterrestres, algunos aventureros, escritores, periodistas y otros interesados comenzaron a elaborar y difundir curiosas teorías acerca del origen del género humano o ensoñadoras hipótesis que brindaban una explicación convincente sobre determinados episodios del pasado inauditos para el hombre del siglo XX.En 1947, en Rosswell, Nuevo México, un objeto volante se estrelló contra el suelo del que se pudo recuperar el cuerpo de un supuesto alienígena.A pesar de que han pasado más de 60 años desde entonces, una nenulosa informativa rodea todo lo relacionado con este incidente sin que se haya logrado dilucidar todavía que hubo detrás del hallazgo.Respecto a sucesos ocurridos en el pasado, se ha llegado a ver la mano alienígena detrás de la construcción de la pirámide de Kheops, del paso del Mar Rojo por los israelitas, del florecimiento de la Atlántida o de la confección de las lineas de Nazca.

Parece aventurado tanto sostener tales hipótesis, aunque carecen de pruebas empíricas que las sostengan, como desechar abiertamente la posibilidad de que en el pasado la Tierra fuese visitada por seres de otros planetas.Cabe pensar que la Tierra no sea un endemismo universal, aunque carecemos de los medios para, alguna vez, poder afirmar lo contrario.Se abren un sinfín de incógnitas para las cuales ni conocemos su resolución y, probablemente, nunca la conoceremos.Existe el anhelo del ser humano por conocer otros entes similares provenientes del espacio interestelar.Pero la materialización de ese íntimo deseo es algo que escapa a nuestra comprensión.La lógica, aplicable al entorno racional humano, indica que si alguna vez un visitante extraterrestre consiguiese alcanzar el suelo terrícola, de alguna manera toda la humanidad tendría conocimiento de ese hecho.Más que nada porque despues de una odisea tan dilatada, como decían Cruz y Raya, si hay que ir se va, pero ir pa ná, es tontería.Y ahora vas y lo cascas.

Saludos.

Etiquetas: , ,

Hit Counter