<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

domingo, noviembre 29, 2009

CAMARLENGO

Refieren los anales del cristianismo y así nos ha sido transmitido desde entonces que fue Pedro, el discípulo más insigne de Jesús de Nazareth, el primer cabeza o Papa de la Iglesia Católica.Conocemos asimismo que coetáneamente existió un tal Saulo de Tarso, cristianizado como Pablo, que no formando parte del núcleo original de adeptos de Jesucristo se erigió como figura fundamental e indiscutible de la concepción y difusión de la nueva doctrina.

Esta bicefalia funcional de hecho se ha producido con bastante frecuencia a lo largo de la dilatada historia del ser humano.Era habitual que aquel elevado a la potestad suprema, a la detentación del poder sobre un colectivo humano delegase la efectiva ejecución de su supremacía en la figura de un funcionario de máximo nivel que sería el que realemente asumiera el mando, relegando al mandatario a una especie de figura decorativa o secundaria.

Ya los antiguos faraones del Antiguo Egipto se rodeaban de sagaces escribas capaces de dirigir la ejecución de ciclópeas construcciones funerarias.Más adelante, fueron los emires y califas musulmanes los que delegaron el gobierno y administración de sus dominios en manos de omnipotentes visires.La posición del allegado al poder se presta por antonomasia a la sedición, la traición o la envidia.A consecuencia de tales fue ajusticiado el que llegó a ser condestable de Castilla, Don Alvaro de Luna.Los Austrias instituyeron la figura del valido, una especie de primer ministro plenipotenciario cuyo prototipo fue el poderoso conde-duque de Olivares.Sus sucesores naturales, los Borbones, tan solo cambiaron el nombre, valido por favorito, que en muchos casos aprovecharon su elevada dignidad para subyugar al pueblo con onerosas cargas que no siempre aceptaron con resignación, un factor que, por ejemplo, desencadenó la caída en desgracia de Manuel Godoy ante Carlos IV.

Dentro de la jerarquía católica existe la figura del camarlengo, alto funcionario vaticano destinado a la administración de los bienes de la Iglesia, un sinsentido en sí mismo.De acto, es el camarlengo quién dictamina acerca de las cuestiones económicas de una Iglesia Católica Apostólica Romana, que, por supuesto, tan sólo bebe de las fuentes cristianas en lo que a valores se refiere y de manera nominal.Uno se pregunta por qué el Vaticano, por ejemplo, no forma parte de esa autoproclamada élite mundial que se da en llamar G-20 o por qué no interviene el camarlengo papal en las arduas deliberaciones en las que están enfrascados los máximos representantes económicos mundiales para encontrar salidas viables a esta mal llamada crisis en la que nos hallamos inmersos involuntariamente.Seguro que una institución que a medida que pasan los siglos, y ya son XX, ha ido acumulando un ingente poder e influencia en el mundo podría aportar alguna solución para salir del atolladero.Señor Camarlengo, por favor, sea benévolo y ayude un poco al prójimo.

Saludos.

Etiquetas: , ,

Hit Counter